Diario Vasco

Roma, 17 abr (EFE).- El primer ministro italiano saliente, Paolo Gentiloni, compareció hoy en el Parlamento tras el ataque de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña en Siria y recordó que Italia será siempre aliado de cualquier administración estadounidense, pero abogó por una negociación con el régimen sirio.

Gentiloni acudió primero a la Cámara de los Diputados para informar sobre el bombardeo en Siria del 14 de abril y recordó que "Italia no es un país neutral que elige de vez en vez con quién asociarse, con Rusia o con la Alianza Atlántica. Es desde siempre un coherente aliado de Estados Unidos y no de una u otra administración americana".

La respuesta de Gentiloni fue un claro mensaje a posiciones como la que ha tenido el líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, quien ha criticado duramente la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump y de sus aliados sobre la acción militar.

Pero por otro lado, Gentiloni afirmó que es "una mera ilusión" considerar que se puede acabar con el régimen sirio de Bachar al Asad usando la fuerza.

Expresó así su "contrariedad a cualquier escalada" y su convicción "sobre la imposibilidad de llegar a una solución de un conflicto solo con el uso de la fuerza (...). Es una guerra horrible y un régimen horrible, pero la negociación es inevitable".

El primer ministro italiano explicó que no se puede reconstruir un país "si no hay transición", y para ello habrá que hablar con todas las partes.

Ante ello, señaló que "Rusia tiene que ser desafiada en el terreno de la contribución a la negociación" porque, en su opinión, "Rusia no tiene ningún interés en el juego de Al Asad".

Gentiloni también reiteró lo ya expresado tras el bombardeo en Siria sobre el supuesto uso de armas químicas por parte de Al Asad al afirmar que "no se puede aceptar que se vuelva a la legitimación de su uso".

Explicó que "según todas las evidencias" en Duma se usaron armas con cloro y gas sarín y que todos pudieron ver a los ciudadanos intoxicados, y defendió que no hay ninguna prueba "de que esas imágenes puedan haber sido falseadas o manipuladas",

Criticó el veto de Rusia en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para buscar la verdad tras el ataque y recordó que miembros de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas fueron retenidos en Damasco y se les impidió indagar sobre lo ocurrido el 7 de abril en Duma.

El político ratificó que la respuesta de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña al uso de armas químicas fue "motivada, enfocada y circunscrita" y que esto lo confirma el hecho de que no hubo daños entre la población civil ni colaterales.

Gentiloni volvió a destacar que Italia no ha participado en este ataque y que solo apoyó de manera logística, como indican los tratados bilaterales, y para ello se usó la base militar de Aviano, en el centro de Italia, pero que ningún avión despegó desde el territorio italiano.