Diario Vasco

París, 17 abr (EFE).- Francia confía en un cambio de actitud de Rusia con respecto a Siria, lo que puede revitalizar el frente diplomático y relanzar la aprobación en el seno de la ONU de una nueva resolución contra el uso de armas químicas.

Según fuentes cercanas al ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, París está "muy decepcionado" por el veto ruso a la resolución que propusieron en el Consejo de Seguridad para abrir una investigación sobre el ataque químico a Duma.

Pero el bombardeo del pasado sábado a instalaciones químicas del régimen sirio por parte de Estados Unidos, Francia y el Reino Unido "ha mostrado la determinación" de la comunidad internacional a hacer respetar "las líneas rojas".

A ello se suma el hecho de que "el régimen sirio, en el fondo, pone a Rusia en dificultades" y que el uso de armas químicas "no es conforme a lo que desean los rusos", según una fuente diplomática francesa.

París ve algunas señales en ese sentido, como el hecho de que Damasco haya rechazado recientemente las propuestas rusas para salir de la crisis o cierta tibieza en la reacción de Moscú al ataque del sábado.

"El comportamiento de Siria no convence a Rusia. En algún momento pueden tener interés en trabajar con nosotros para evitar que la crisis se propague. Nuestro objetivo es crear las condiciones para que esa buena voluntad pueda manifestarse", señaló la fuente.

Por el momento, Francia constata que Moscú sigue bloqueando toda iniciativa y acusa a Rusia de impedir el paso de los investigadores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OIAC) a Duma, donde decenas de personas murieron el pasado 7 de abril.

El portavoz del Ministerio francés de Exteriores señaló que esos investigadores tenían como misión establecer que el ataque químico tuvo lugar, aunque no identificar a sus responsables.

Esta labor, señaló el portavoz, fue bloqueada por Rusia en el Consejo de Seguridad.

"Rusia y Siria impiden a los investigadores el acceso al lugar del ataque (...) Es probable que pruebas y elementos esenciales desaparezcan", indicó el portavoz.

París quiere que Rusia acepte una investigación similar a la que tuvo lugar en 2013, tras la cual Moscú se comprometió a supervisar el desarme químico de Siria, una promesa que la comunidad reprocha a Moscú no haber cumplido.

Pese a la ausencia de esa investigación, París asegura tener elementos que prueban que el ataque con armas químicas tuvo lugar y que fue llevado a cabo por fuerzas sirias.

Sobre esa base, indican las fuentes francesas, se decidió el ataque del pasado sábado que "dañó de forma importante las capacidades armamentísticas químicas" del régimen de Bachar al Asad.