Diario Vasco

París, 17 abr (EFE).- Les Herbiers y el Chambly, dos clubes de la tercera categoría del fútbol francés, buscan este martes hacer historia en la Copa de Francia y clasificarse para la final de Saint-Denis del 8 de mayo, frente al París Saint-Germain (PSG) o el Caen, que juegan la otra semifinal el miércoles.

Es la segunda vez en las 101 ediciones de la Copa que dos equipos semiprofesionales llegan a las semifinales. La primera vez sucedió en 2012, con la clasificación para esa fase del GFCO Ajaccio y el US Quevilly -a la postre subcampeón ante el Lyon-.

El choque de esta noche (21.00 CET/19:00 GMT), a partido único, ha despertado un enorme interés en medios de comunicación e hinchas en Francia, mucho más que el otro cruce entre dos primeras, el PSG y el Caen.

Tanto Les Herbiers, que representa a una ciudad de 17.000 habitantes del oeste de Francia, como el Chambly, situada al norte de París y que cuenta con unos 10.000 vecinos, tienen un modesto presupuesto de dos millones de euros cada uno.

Un abismo respecto a los 500 millones que manejan los parisinos del uruguayo Edinson Cavani y el argentino Ángel di María y muy lejos también de los 31 anuales del Caen.

Para llegar a las puertas del estadio de Stade de France de Saint-Denis, el mismo recinto donde se jugó la final del Mundial de 1998, Les Herbiers y el Chambly han tenido que superar ocho fases para llegar a la antesala de la gran final.

Solo en caso de ganarla, jugarán en la fase de grupos de la Liga Europa.

Les Herbiers, que actualmente marcha en el Campeonato Nacional (equivalente a la Segunda B española) noveno de 17 equipos, ha apeado a clubes históricos en esta edición copera como el Lens y el Auxerre, ambos campeones franceses que hoy militan en segunda.

Mientras, el Chambly, antepenúltimo en la clasificación del campeonato, llegó a ganar a un equipo de primera para llegar a las semifinales, el Estrasburgo.

Los dos equipos semiprofesionales optaron por un campo neutro y en condiciones de la elite para esta eliminatoria. El estadio de Beaujoire, en Nantes (oeste), con capacidad para 44.000 espectadores, será el escenario.

La hazaña de ambos evoca la del pionero Calais Racing Union Football Club, otro tercera actualmente extinto que se convirtió en 2000 en el primero de esa categoría en jugar una final de Copa de Francia (perdida ante el Nantes).