Diario Vasco

Tiflis, 17 abr (EFE).- Unos ochenta opositores fueron detenidos hoy en la capital de Armenia durante las protestas contra la elección en el Parlamento del expresidente Serge Sargsián como nuevo primer ministro del país, según la policía local.

"La policía está preparada para cumplir con sus obligaciones en cualquier momento", declaró un portavoz de las fuerzas del orden, quien alertó de que éstas tienen derecho a recurrir a la fuerza en caso de que "continúen las acciones ilegales".

Asimismo, las autoridades llamaron a los periodistas que trabajan en la cobertura de las protestas a "guardar una distancia razonable" de los manifestantes para no verse afectados por posibles acciones de represión.

Las protestas antigubernamentales arrancaron hace varios días, pero se radicalizaron el lunes, cuando los enfrentamientos violentos entre los manifestantes y las fuerzas antidisturbios causaron ayer alrededor de medio centenar de heridos.

El organizador de las protestas, el diputado opositor Nikol Pashinián, anunció hoy el inicio de una "revolución de terciopelo" en Armenia y afirmó que sus partidarios se proponen paralizar la labor de las instituciones del Estado.

Poco después, los manifestantes bloquearon las entradas en la Fiscalía, el Ministerio de Exteriores, el Banco Central y otros edificios gubernamentales en la capital armenia.

Los opositores golpean las puertas de las instituciones estatales e invitan a los funcionarios estatales encerrados a secundar su protesta.

Pashinián convocó para esta tarde en el centro de Ereván la "mayor protesta" en la historia del país, que comenzará a las 18.30 hora de Ereván (15.30 GMT).

El opositor aseguró que varias regiones se han sumado a la protesta con organización de "manifestaciones masivas" y bloqueos de calles y carreteras.

"Miles de personas han salido a la calle en Gyumri (la segunda ciudad del país). En Idzheván hay una multitudinaria protesta de estudiantes, ha sido cerrada la autopista Idzheván-Ereván, hay manifestaciones masivas también en Vanadzor, Kapán y Metsamor", afirmó el parlamentario.

Según la oposición, Sargsián, jefe de Estado entre 2008 y 2018, no podía aspirar a un tercer mandato presidencial consecutivo, por lo que optó por fortalecer las facultades del jefe del Gobierno en desmedro de las del presidente, convertido ahora en una figura representativa, para conservar el poder ya en ese cargo.

La votación de la candidatura de Sargsián al cargo de primer ministro transcurre en estos instantes en el Parlamento armenio, protegido por una alambrada de espino para impedir el acceso de los manifestantes.