Diario Vasco

Gaza, 17 abr (EFE).- Una delegación del movimiento islamista Hamás viajó hoy de la Franja de Gaza a El Cairo para reunirse con las autoridades de Egipto y tratar "los últimos acontecimientos relacionados con la cuestión palestina", anunció el grupo en un comunicado oficial.

La delegación, liderada por el jefe adjunto de Hamás, Jalil al Haya, también hablará de "las relaciones mutuas con Egipto" y de "las formas de proteger la cuestión palestina de los peligros que la amenazan", así como sobre la manera de lograr "sus derechos legítimos disminuyendo los sufrimientos infligidos" a la población de Gaza, afectada por los bloqueos israelíes y egipcio.

En la comitiva también viaja el destacado dirigente islamista Husam Badran, que dijo que también se revisarán asuntos sobre el proceso de reconciliación con el partido nacionalista Fatah, así como los hechos acontecidos durante las movilizaciones de la Gran Marcha del Retorno en la valla fronteriza entre Gaza e Israel de las últimas semanas.

El pasado tres de abril, el presidente palestino, Mahmud Abás, se reunió con el jefe de Inteligencia egipcia, Abás Mustafá Kamel, con quién debatió la situación en la región y los esfuerzos en marcha, patrocinados por Egipto, para lograr el fin de la división palestina.

Hamás, de facto al frente de Gaza, y los nacionalistas de Al Fatah -formación liderada por Abás y que dirige la Autoridad Nacional Palestina- en Cisjordania, alcanzaron un acuerdo en octubre con apoyo egipcio, por el que los islamistas se comprometían a entregar el poder de la Franja después de más de diez años de distancia política.

Sin embargo, esta transferencia de poder aún no se ha completado.

Además, la situación en el enclave costero palestino se ha desestabilizado desde que se inició el pasado 30 de marzo la campaña de protesta conocida como la Gran Marcha del Retorno, que reunió a 30.000 personas en su primera convocatoria semanal masiva, 20.000 en la segunda y 10.000 el pasado viernes.

Las movilizaciones, que tienen previsto seguir adelante hasta el 15 de mayo, son organizadas por diversos sectores sociales y políticos para reclamar el derecho al retorno de los refugiados palestinos.

Sin embargo, Israel atribuye las protestas a Hamás, al que al igual que la EE.UU. y Europa considera un grupo terrorista, y cree que las usa para elevar la tensión en esa zona.

Desde la primera convocatoria, 34 palestinos han muerto por fuego israelí, la mayoría durante las manifestaciones de los viernes, además de en incidentes violentos en la frontera con Israel.