Diario Vasco

Madrid, 17 abr (EFECOM).- La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sigue "con enorme atención" el proceso de concentración en el sector de las telecomunicaciones y el impacto de esta tendencia en los precios de los servicios que se prestan, ha señalado hoy en el Senado su presidente, José María Marín Quemada.

Según los datos de la CNMC, los paquetes quíntuples (que incluyen telefonía, internet fijo y móvil y televisión de pago) han subido un 15 % interanual en el segundo semestre de 2017, mientras que los cuádruples (sin televisión de pago) se han encarecido un 13 %.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Economía, Industria y Competitividad, Marín ha dicho que una parte de ese aumento de precios se puede explicar por la mejora de capacidad proporcionada por las redes de nueva generación y por el encarecimiento de los derechos del fútbol, pero ha dejado claro que esta tendencia obliga a la CNMC a estar "muy atenta".

La CNMC pretende actuar en "tres frentes": la competencia efectiva, el acceso a las redes de nueva generación y la reclamación de competencias con las que ahora no cuenta.

Marín ha indicado que la consolidación empresarial "ha sido beneficiosa en términos de eficiencias empresariales, pero genera un riesgo excesivo de poder de mercado de los operadores".

En cuanto a la evolución del sector, Marín ha dicho que los datos de 2016 y de los tres primeros trimestres de 2017 muestran una recuperación de la facturación por parte de los operadores.

El presidente de la CNMC ha dicho que, teniendo en cuenta la evolución en los tres primeros trimestres de 2017, el ejercicio completo registrará un nuevo incremento.

Otra tendencia, ha añadido, es la "paquetización" de los servicios para los hogares.

La contratación de paquetes cuádruples representa ya el 90 % del total y la de paquetes quíntuples, el 35 %, con un crecimiento anual del 15 % en el tercer trimestre.

Marín ha explicado que los servicios tradicionales de telefonía fija y móvil siguen perdiendo peso en la facturación de los operadores en favor de la transmisión de datos.

Durante 2017, los ingresos por telefonía fija han descendido a un ritmo de dos dígitos y representan sólo una tercera parte de lo que suponían a principios de los años 2000.