Diario Vasco

Pekín, 17 abr (EFE).- La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, principal órgano de planificación económica de China, anunció hoy que abrirá casi totalmente a la inversión extranjera los sectores de fabricación de automóviles, barcos y aviones, un paso más en la apertura del gigante asiático al exterior.

Según publicó la institución en su web oficial, "en cinco años se eliminarán todas las limitaciones en el sector del automóvil", donde hasta ahora las multinacionales de la automoción sólo podían fabricar en China asociadas con firmas locales y sin poder tener participaciones mayoritarias.

Para esa apertura la Comisión establece un periodo de transición en el que este año se eliminarán los límites de accionariado en vehículos especiales y automóviles eléctricos e híbridos para extender esa reforma a los coches comerciales en 2020 y a los vehículos de pasajeros en 2022.

"Al mismo tiempo se cancelará en 2022 el límite de dos empresas en las firmas mixtas", aclaró el comunicado oficial.

Más rápida será la transición en los sectores naviero y aéreo, donde este mismo año se eliminarán los límites de porcentaje de inversión extranjera tanto en el diseño, fabricación y reparación de buques como en la construcción de todo tipo de vehículos aéreos, incluyendo aviones, helicópteros o artefactos no tripulados.

La medida se anuncia una semana después de que el presidente chino, Xi Jinping, prometiera en el Foro de Boao (el "Davos" asiático) mayores medidas de apertura económica de su país, pese al temor a un auge del proteccionismo debido a las políticas del presidente estadounidense Donald Trump contra China para reequilibrar la balanza comercial bilateral.

En noviembre del pasado año, China avanzó una reforma aperturista similar en el sector bancario, largamente esperada por el sector financiero internacional.

El anuncio de hoy coincidió con la publicación del Producto Interior Bruto (PIB) de China, que creció un 6,8 % interanual en el primer trimestre del año, tres décimas por encima del objetivo oficial que se habían marcado las autoridades.