Diario Vasco

(Actualiza con más información sobre impuestos y sobre gasto de ayuntamientos)

Madrid, 17 abr (EFE).- La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha cifrado hoy en 2.200 millones de euros el impacto que tendrá este año y el que viene la rebaja del IRPF que contempla los Presupuestos Generales del Estado para 2018 aunque ha señalado que la estimación prevista de las medidas tributarias es plausible.

El presidente de la AIReF, José Luis Escrivá, que comparece hoy en la Comisión de Presupuestos del Congreso, ha explicado que la elevación de la reducción por rendimientos del trabajo y las deducciones en apoyo a las familias tendrán un impacto de 900 millones en 2018 y de 1.300 millones en 2019.

Ha incidido en que el mayor crecimiento por la evolución de los salarios se verá reducido por el efecto de la reforma del IRPF, de 900 millones menos este año.

Asimismo, ha puntualizado que la bajada del IVA del cine al 10 % tendrá un impacto de 50 millones de euros, a partir de su entrada en vigor.

No obstante, ha dicho que el sesgo en las previsiones de ingresos parece haberse reducido respecto a ejercicios anteriores.

Escrivá ha señalado que las expectativas macroeconómicas apoyan la evolución positiva de los tributos y que en 2018 la previsión de ingresos por IVA está en línea con lo presupuestado ya que se mantiene el consumo de hogares como principal determinante del impuesto.

De hecho, mientras los Presupuestos contemplan un aumento de la recaudación por IVA del 5,6 % respecto a la cifra de 2017, la AIReF prevé que suba el 5,9 %.

Respecto a la evolución de ingresos procedentes por el Impuesto de Sociedades, Escrivá ha considerado que el aumento de recaudación será del 5,4 % frente al 4,8 % que prevé el Gobierno en las cuentas públicas.

Ha lamentado que la recaudación de este impuesto no suba más y lo ha achacado al diseño de este impuesto, a sus bases imponibles y a sus esquemas de amortización.

Sin embargo ha considerado "muy improbable" la estimación de ingresos procedentes de los impuestos especiales.

En este aspecto ha señalado que ve una "gran discrepancia" en la previsión de ingresos que hace el Gobierno sobre el impuesto del tabaco y sobre todo en el de hidrocarburos, donde podría haber un desvío de unos 500 millones de euros.

Ha recordado que en general los impuestos especiales tienden a crecer por debajo del PIB, y que ello es bueno, porque su objetivo principalmente es desincentivar este consumo.

Asimismo, ha afirmado que el tono de la política fiscal se ha mantenido moderadamente neutro.

En torno a los gastos, Escrivá ha añadido que la regla de gasto no ha impedido que un crecimiento mayor del gasto de los ayuntamientos, ya que en 2017 fue el 1 % y esta regla les permitía crecer al 2,1 %.

"La mayoría de los ayuntamientos no se han visto restringidos por la regla de gasto. En general no ha sido vinculante", ha afirmado, al tiempo que ha reflexionado sobre las competencias que tienen las corporaciones locales y las Comunidades Autónomas ya que los ayuntamientos "tienen cierta tensión en meterse en competencias que no son propias".

Al respecto ha señalado que quizá sería conveniente repensar las competencias de estas administraciones o llegar a hacer convenios entre ellas.