Diario Vasco

León, 17 abr (EFE).- El Abanca Ademar tiene la oportunidad este miércoles ante el Fraikin Granollers de dar un paso muy importante para mantener la segunda plaza de la Liga Asobal y dejar sin opciones a un rival directo y al que ha vencido en su pista en las dos últimas visitas.

Los leoneses se mostraron sólidos y fiables en la segunda vuelta en todos los duelos a domicilio ante equipos con los que se jugaban el subcampeonato -Guadalajara, Cuenca o Huesca-, aunque son conscientes de la dificultad que entrañará este compromiso ante un rival fortalecido después de la gesta de ganar al Barcelona Lassa en el Palau Blaugrana tras cinco años invicto.

Precisamente ante el equipo azulgrana ha sido la única derrota ademarista en la segunda vuelta en la que también se dejó un empate en casa ante el ahora colista Puerto Sagunto, ya que los equipos de la zona baja son los que están planteando más problemas al conjunto de Rafa Guijosa.

Para la visita a cancha vallesana, el Abanca Ademar tiene la baja confirmada de Juanjo Fernández, que ya ha iniciado la rehabilitación de su lesión en el tobillo derecho, mientras que David Fernández ha evolucionado positivamente de sus problemas de pubalgia.

El que presenta más dudas es el extremo Mario López, tras resentirse de sus molestias en el isquiotibial derecho ante Puente Genil.

La cita de este miércoles tiene un valor doble, ya que también estará en juego el balance de ambos equipos en sus enfrentamientos directos, después de que el Ademar ganara por la mínima (32-31) en su pista en la primera vuelta en un final ajustado al máximo y con tanto del argentino Sebastián Simonet casi sobre la bocina.