Diario Vasco

Madrid, 16 abr (EFE).- Las ventas de la filial española de la automovilística japonesa Subaru se incrementaron un 21 % en el primer trimestre en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior hasta 696 unidades comercializadas, "debido a las ventas del SUV compacto XV".

Así lo ha explicado hoy el jefe de Prensa de Subaru en España, Íñigo Trasmonte, en la presentación de la quinta generación del compacto Impreza, que llegará a finales de mes a los concesionarios españoles con un precio de partida de 20.400 euros.

En 2017, las ventas de la marca en España totalizaron 2.212 unidades, lo que supuso un aumento de las entregas del 10 % en tasa interanual.

El objetivo que se ha marcado el fabricante nipón para 2018 en todo el mundo es alcanzar 1,08 millones de unidades comercializadas, lo que supondría un incremento del 1,8 % en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior, así como alcanzar el séptimo récord consecutivo de entregas de la marca.