Diario Vasco

Vigo, 16 abr (EFECOM).- El Tribunal Supremo ha confirmado que los exdirectivos de Novacaixagalicia José Luis Pego y Gregorio Gorriarán tendrán que pagar 10,4 millones de euros a "la entidad financiera sucesora en los derechos y obligaciones de Novocaixagalicia" por el cobro de prejubilaciones millonarias, si bien ha exonerado a Óscar Rodríguez Estrada de toda responsabilidad civil.

Pego deberá devolver 6.476.237 euros y Gregorio Gorriarán, 3.969.349 euros.

El alto tribunal concluye que la conducta de los acusados consistió en elaborar unos contratos de alta dirección blindados para una prejubilación de "altísimas remuneraciones en plena crisis bancaria".

No en vano, el FROB tuvo que inyectar una suma de más de 9.000 millones de euros para reflotar las cajas, unificarlas y bancarizarlas, creando NovaCaixaGalicia Banco.

El Supremo hace constar en su resolución que los acusados, a través de los nuevos contratos y a sabiendas de que iban a ser cesados en sus puestos cuando se constituyera el nuevo banco, consiguieron que, "mediante engaño", se les aprobara unos contratos de prejubilación que totalizaban unos 12 millones de euros.