Diario Vasco

Bamako, 16 abr (EFE).- Dos oficiales pertenecientes a las milicias pro gubernamentales malienses Gatia y Movimiento por la Salvación del Azawad (MSA) murieron ayer en sendos ataques armados en el noreste del país, informaron hoy a Efe fuentes de ambos grupos.

Un miembro de Gatia, Mohamed Youssouf Ag Noch, fue asesinado ayer por la mañana en la aldea de Gossi, en la región de Tombuctú, por dos individuos no identificados.

En una nota, la milicia Gatia proclamó que este ataque "no quedará impune" y subrayó su "compromiso de realizar todos los sacrificios necesarios" para garantizar el cumplimiento de "sus nobles ideales".

Horas después, el oficial del MSA Mohamed Ag Baka murió en otro ataque ocurrido en Ménaka, localidad de la conflictiva región de Gao próxima a la frontera con Níger.

"Mohamed (Ag Baka) acompañaba a unos mercaderes hacia un campamento próximo a Ménaka cuando dos individuos detuvieron su vehículo. Pensando que querían información, bajó del coche y se acercó a ellos, que abrieron fuego sobre él y le mataron al instante, huyendo posteriormente en moto", explicó el MSA en un comunicado.

La milicia añadió que "ninguna barbarie" socavará sus intentos por lograr "que la paz y la cohesión social reinen en nuestra región".

Hasta el momento, la autoría de los ataques no ha sido reivindicada.

El Gatia fue, junto al Gobierno maliense y la Coordinadora de Movimientos del Azawad (CMA), que representa a la mayoría de los insurgentes separatistas tuaregs, una de las partes firmantes del acuerdo de paz rubricado en 2015.

Este acuerdo debía poner fin al conflicto existente en Mali desde 2012, cuando se produjo un golpe de Estado en Bamako del que se aprovecharon grupos tuareg rebeldes, apoyados en células terroristas, para hacerse con el control del norte del país durante diez meses.

No obstante, la violencia continúa imperante en los vastos territorios del norte y centro de Mali, donde distintos grupos terroristas y rebeldes escapan al control estatal.