Diario Vasco

Madrid, 16 abr (EFE).- Los diálogos entre pintura y poesía son eternos, tal vez porque sean la misma cosa, pintura que se escribe o poesía que se pinta, y eso es lo que acaban de hacer Lita Cabellut y el poeta Javier Santiso en el libro 'Antes de que venga la noche', que gira en torno a la vida y a las pinturas de la artista oscense.

Editado por La Cama sol, dedicada al diálogo entre poesía y arte, cuenta con un prólogo del director de orquesta Ramón Torrelledó y reproduce 25 piezas de Cabellut, la artista multidisciplinar española más cotizada, nacida en Sariñena (Huesca, 1961) y residente en Holanda, donde trabaja desde los 19 años.

Y un proyecto para el que se centra en los "Rostros" y "Rastros" de la artista, según han explicado hoy Cabellut y el poeta francés de origen español Javier Santiso (Saint-Germain-en-Laye, Francia, 1969) durante la presentación del volumen en la galería Ivorypress de Madrid.

Un trabajo que nació de la propuesta que le hizo el poeta a la pintora, tras conoce su obra. "Al principio me costó recibirle, porque tengo mucho trabajo y lo que más me gusta es estar en mi estudio, pero al ver su cara pensé rápidamente, 'Lleva escrito en la frente que es poeta'. Él me iba a proponer otro proyecto, pero se encontró con mis rostros y mis rastros, y nos unimos en este poema visual", ha explicado Cabellut.

El libro incluye las pinturas de los 'Rostros' de Cabellut, quien practica la figuración tras años de abstracción, pero de un modo muy particular, poniendo el foco en las cicatrices de la piel de esos rostros, como Freud o Bacon, con grietas por donde pasa el tiempo, plasmadas mediante el craquelado que utiliza y que es seña de identidad de la pintora.

Y también incluye los 'Rastros', que son la suma de los rodillos que ha utilizado para hacer estos rostros, "la esencia de cómo se construyen los rostros", ha recordado el poeta, que dice tener influencia en su obra de bardos franceses como Christian Bobin y Henri Pichette o los catalanes Pere Gimferrer o Joan Margarit, como él mismo ha explicado.

El libro, de más de un centenar de páginas, alterna los poemas de Santiso con las obras de Cabellut en una ópera poética llena de voces y ritmo, para un tiempo en el que ambos artistas reivindican "la belleza y la empatía", dos características que les ha unido.

Ambos también, pese al denominador común de vivir fuera de España, reivindican el lenguaje y el arte que se hace en este país, les conmueve, dicen. "La poesía, el arte o el cine está lleno de taconeos, de barrancos, del mar y del Atlántico, de este temperamento sufrido, pero que también es abierto y con ganas de vivir", ha explicado Cabellut, que, pese a ser la artista española que más vende en el mercado del arte y ser muy reconocida internacionalmente, sigue siendo bastante desconocida en este país.

"Pero este año me he movido por España, cosa que me encanta", subraya esta artista que pasó años de su infancia malviviendo en las calles de Barcelona y que acaba de inaugurar una retrospectiva de su obra en Cascais (Portugal).

Además, expuso en el mes de octubre en Barcelona y hasta el pasado 1 de abril su obra se ha podido ver en el Museo de Arte Contemporáneo de A Coruña.