Diario Vasco

Islamabad, 16 abr (EFE).- La ONG Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP) advirtió hoy de las presiones que sufre la frágil democracia paquistaní por instituciones estatales no elegidas en las urnas, al tiempo que la situación de las minorías y las mujeres no mejora en el país asiático.

"El derecho a un gobierno democrático permanece bajo una seria presión. El rol de figuras no elegidas democráticamente aumenta día a día", afirmó el portavoz de HCRP, I. A. Rehman, en la presentación del informe anual del estado de los derechos humanos en el país.

Rehman prefirió no dar ejemplos recientes del rol de esas figuras, pero afirmó que en 2014 la decisión de poner en marcha una operación militar contra el terrorismo en las zonas tribales fue del Ejército y no del Gobierno.

A su vez, Marvi Sirmed, miembro de HRCP, consideró que se ha producido un "declinar del proceso democrático" en los dos últimos años, especialmente en 2017.

"Hay ciertas instituciones del Estado que no son conscientes de sus limitaciones y toman decisiones que corresponden a los legisladores. De hecho, legislan cuando no es su trabajo", señaló la activista.

Sirmed citó la decisión en febrero del Tribunal Supremo de prohibir al inhabilitado ex primer ministro Nawaz Sharif presidir su formación, la Liga Musulmana de Pakistán (PML-N), al eliminar una enmienda aprobada poco antes por la Asamblea Nacional (NA, Cámara baja) que lo permitía.

Sharif fue inhabilitado en julio del año pasado por el Supremo por no revelar un salario que recibió de una compañía de un hijo con un artículo de la Constitución que afirma que los políticos deben ser "honestos" y "rectos", en una polémica decisión.

Sirmed recordó que en 2013 se produjo la primera transición democrática entre dos partidos elegidos en las urnas en un país que ha sido gobernado la mitad de sus 70 años por el Ejército y en el que ningún primer ministro ha logrado finalizar un mandato completo.

Por otra parte, el informe de HRCP subrayó que el país no ha logrado progresos en el último año en muchos de sus problemas relacionados con los derechos de las mujeres, la protección de las minorías religiosas o el extremismo islámico.

"La libertad de expresión y la libertad de asociación está bajo ataque, excepto para los que portan estandartes religiosos", afirmó Rehman, que acusó a las autoridades paquistaníes de ignorar "la intolerancia y el extremismo".

Como aspectos positivos, la ONG citó la aprobación en 2017 de una ley para proteger los derechos de los niños, otra relativa al cambio climático y una tercera destinada a defender los derechos de las transexuales, que aún debe recibir el visto bueno del Senado.