Diario Vasco

Pekín, 16 abr (EFECOM).- China divulgará mañana el crecimiento del producto interior bruto (PIB) del primer trimestre de 2018 que, según los analistas del sector, batirá en tres décimas el objetivo oficial del Gobierno situándose en el 6,8 % y todavía no acusará el impacto de las tensiones comerciales con EEUU.

De cumplirse esta previsión, el alza sería la misma que se registró en los dos últimos trimestres del año pasado, lo que demostraría una solidez en el crecimiento económico del país asiático, aunque sería una décima inferior a la subida anual del 6,9 % registrada en 2017.

Las autoridades de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) anunciarán la cifra en una rueda de prensa en la sede del Consejo de Estado en Pekín, y darán a conocer también otros indicadores económicos como la producción industrial, el empleo, la inversión o las ventas al consumidor.

La fuerte demanda global es el factor principal que explica el avance de la segunda potencia económica mundial, según los expertos, que no creen que la reciente escalada de tensión comercial con EEUU y la imposición de aranceles vaya a tener un impacto en el comportamiento de este primer trimestre.

En términos generales, los expertos calculan que la imposición de restricciones comerciales por parte de ambos países podría provocar una contracción de un 0,1 % en el PIB de China.

No obstante, el anuncio por parte de Donald Trump de que estudia imponer otros 100.000 dólares en aranceles a productos chinos adicionales a los 50.000 que ya había anunciado, lleva a algunos analistas a ser algo menos optimistas.

"Si EEUU sigue la petición de Trump (...), China será reticente a capitular y es probable que responda ampliando su lista de aranceles. En este caso, nuestra estimación del daño potencial que esto tendrá en la economía de China subirá del 0,1 hasta cerca del 0,5 % del PIB", alerta la consultora británica Capital Economics en un informe.

Entre los argumentos utilizados por Trump para justificar estas medidas destaca el elevado déficit comercial que mantiene Washington con Pekín, y que en este primer trimestre ha aumentado hasta los 98.150 millones de yuanes (15.600 millones de dólares, 12.650 millones de euros).

Sin embargo, en el cómputo de su balanza de pagos, China ha reducido su superávit un 21,8 % en los primeros tres meses del año, un periodo en el que su comercio exterior ha aumentado un 9,4 % interanual.

En cuanto a la actividad industrial, el levantamiento de las restricciones para combatir la contaminación en el país provocaron un incremento de la actividad manufacturera que se refleja en un índice de gestores de compras (PMI) del sector industrial de 51,5 puntos en marzo, frente a los 50,3 de febrero.