Diario Vasco

San Fernando de Henares , 16 abr .- Ainara Urquijo, la joven de 23 años acusada de haber amenazado a la pareja de uno de los guardias civiles agredidos en Alsasua (Navarra), ha reconocido que se alteró con la Policía Foral cuando vio que habían detenido a una persona por estos hechos, pero ha negado esas amenazas.

"Esto que os ha pasado es por salir de allí arriba, cada vez que salgáis os va a pasar lo mismo, así que lo que tienes que hacer es no salir de allí", es la frase que, según el fiscal, profirió Urquijo a la pareja del sargento agredido y por la que le pide una pena de 12 años y medio de cárcel por amenazas terroristas.

Según su versión, ella llegó al bar Koxka, donde ocurrieron los hechos, cuando ya se había producido la agresión y entonces se puso "nerviosa" porque vio cómo habían detenido a otro de los acusados, Jokin Unamuno, que había sido compañero suyo de ikastola.

"Cuando llego a la zona veo que hay un poco de tensión, pero no veo ninguna agresión", ha dicho Urquijo, la única mujer acusada en el juicio, y ha añadido que le pareció "un poco fuerte" y le "impactó ver a Jokin detenido".

En ese momento, discutió con los policías forales por el arresto y vio cómo un guardia civil le daba un manotazo a un móvil de otro de los detenidos, Iñaki Abad, ante lo que recriminó a los agentes autonómicos que no hacían nada y amenazó con poner una querella.

"No estaba borracha, pero sí que había bebido algo y siempre terminas más arriba; estaba un poco nerviosa, estaba alterada", se ha justificado.

En cambio, ha negado haber amenazado a la pareja del sargento: "Lo mismo que reconozco que me alteré con la Policía Foral, no soy quién para decirle eso a ella ni a nadie".

Urquijo, la única de los acusados para la que la Fiscalía solo pide 12 años y medio de prisión por amenazas terroristas (frente a los 50 y 62 años y medio del resto), ha dicho asimismo que no pertenece al movimiento Ospa Eguna de expulsión de las fuerzas de seguridad del País Vasco y Navarra.

Sí ha reconocido que, cuando formaba parte de un grupo de danzas, les ofrecieron bailar para ellos y les invitaron a comer.