Diario Vasco

Sao Paulo, 14 mar (EFECOM).- El presidente de Brasil, Michel Temer, subrayó hoy en el Foro Económico Mundial para Latinoamérica que está en contra de "todo proteccionismo" y adelantó que "próximamente" llamará a su homólogo estadounidense, Donald Trump, para conversar sobre la decisión de imponer aranceles al acero y al aluminio.

"Estamos en contra de cualquier proteccionismo y a favor de la apertura plena del comercio", señaló el jefe de Estado brasileño durante el plenario de apertura del Foro Económico, que se celebra en Sao Paulo hasta el jueves.

Temer aseguró que la decisión de Trump de imponer aranceles a las importaciones de acero del 25 % y del 10 % para las de aluminio "preocupa mucho" a Brasil, aunque advirtió que hay que tratar con "mucho cuidado" el asunto.

"Tenemos que tratar con mucho cuidado las relaciones con EEUU. Nuestro primer socio comercial es China y luego EEUU", agregó.

Temer apostó por el diálogo con EEUU, aunque precisó que si no se llega a una "solución amigable" de manera "rápida" Brasil apelará a los mecanismos de resolución de controversias que existen en el marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

"Si no hay solución amigable muy rápido vamos a formular una representación a la OMC, no unilateral, sino con todos los países perjudicados", resaltó Temer, quien apeló a la "conclusión final" del acuerdo entre la UE y el Mercosur.

El canciller de Brasil, Aloysio Nunes, que también participó en el plenario de apertura del foro, afirmó que envió una carta al secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, para que el país sudamericano pueda esclarecer que no perjudican la seguridad nacional estadounidense, uno de los argumentos empleados por Trump para imponer las tasas.

"La primera apuesta es el diálogo. Brasil es amigo de EEUU", sostuvo Nunes.

Las relaciones comerciales entre países será uno de los asuntos abordados en la XIII edición latinoamericana del foro, en la que hoy está prevista la participación del director general del OMC, Roberto Azevedo.

El Foro Económico para Latinoamérica reúne a 750 líderes entre el 13 y 15 de marzo con el fin de buscar una nueva narrativa para la región, que este año enfrenta un intenso ciclo electoral.