Diario Vasco

Santa Cruz de Tenerife, 14 mar (EFE).- Una plaza ubicada entre las calles Góngora y Eduardo Zamacois, en las proximidades del Estadio Heliodoro Rodríguez López, de la capital tinerfeña, lleva desde ese miércoles el nombre de José Javier Pérez Pérez, presidente del CD Tenerife entre 1986 y 2002.

El alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, presidió el descubrimiento de la placa, en un acto que congregó a un numeroso público y en el que la Banda Sinfónica de Tenerife interpretó el himno oficial del club.

Bermúdez subrayó durante su intervención que Pérez "fue el presidente del mejor Tenerife de la historia" y que el reconocimiento de la capital lo es también de toda la isla en su conjunto.

Bermúdez señaló que Javier Pérez destacó "sobre todo por su condición de líder, porque solo un líder es capaz de inocular sueños a un pueblo y de convencer a todos de que son realizables. Y solo los líderes -añadió- están en condiciones de concretar las aspiraciones colectivas, sean en el ámbito que sean."

También señaló que el homenajeado "soñó en grande y supo contagiar su entusiasmo a su entorno más próximo, primero, y a todo el tinerfeñismo, luego".

"Prometió un club grande y lo diseñó; prometió un club de todos y lo consiguió; prometió un club respetado, y lo logró", dijo Bermúdez, quien elogió la "firmeza y la convicción" de Pérez para transformar su idea en un proyecto común y unir a toda la isla en la defensa de un sentimiento.

"Y no creo exagerar si digo que Javier Pérez por la vía del deporte contribuyó de manera decisiva a mejorar la autoestima de los tinerfeños; porque siempre fue consciente del poder catártico del fútbol, de su descomunal capacidad para generar ilusión y para eliminar complejos", aseguró el alcalde de la capital tinerfeña.

Bermúdez recordó también su etapa como consejero del Deportes del Cabildo de Tenerife, en la que colaboró en los proyectos de remodelación del estadio Heliodoro Rodríguez López y de la construcción de la Ciudad Deportiva.

"Como todos los que trataron a Javier Pérez, doy fe de su aguda inteligencia y de su amor incondicional al Club; también de su perseverancia y su inquebrantable confianza en lo que hacía. Los años han engrandecido la gestión de Pérez al frente del Tenerife y su figura como líder social", relató Bermúdez.

"Un hombre que forjó un sueño colectivo y al que hoy, lo único que le podemos reprochar, es que nos mal acostumbró al éxito", dijo el alcalde, quien se mostró convencido "de que todo aquello que fue puede volver a ser, si lo hacemos juntos, inspirados en su ejemplo, confiados y sin temor a la meta final".