Diario Vasco

Madrid, 14 mar (EFECOM).- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha condicionado hoy mejoras en las pensiones, sobre todo en las más bajas, a la aprobación de los Presupuestos de 2018 que contemplarían subidas de las prestaciones mínimas y viudedad así como ayudas fiscales en el IRPF para pensionistas y familias.

Rajoy ha comparecido en el pleno del Congreso para debatir sobre las pensiones, y ha querido dar tranquilidad al insistir en que el sistema de la Seguridad Social es viable, pese a que se tienen que hacer reformas.

En este sentido ha abogado por que la Comisión del Pacto de Toledo pase de las recomendaciones a las propuestas y adopte medidas que considera urgentes como avanzar en la compatibilidad de las pensiones con el trabajo, cerrar el déficit estructural de la Seguridad Social en pocos años o luchar contra el fraude.

Durante su discurso Rajoy se ha comprometido a mejorar las pensiones de viudedad y las mínimas así como a adoptar medidas que favorezcan la natalidad y a destinar el excedente de la recaudación (tras pagar las pensiones) al Fondo de Reserva.

Sobre las prestaciones de viudedad, el Ejecutivo aprobará próximamente el reglamento de la Ley de la Seguridad Social para subir estas pensiones a los perceptores de 65 años o más, de forma que su cuantía equivalga al 60 % de su base reguladora en 2020.

Rajoy no ha detallado cómo serán las deducciones para pensionistas en el IRPF, que según el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, afectarán a personas de edad avanzada.

Durante el debate, el presidente ha hecho un guiño a los socios parlamentarios (Coalición Canaria, Ciudadanos y PNV) con los que consiguió sacar adelante los Presupuestos de 2017, aceptando algunas de sus propuestas.

Así, ha visto "razonable" la petición de subir las pensiones más bajas en línea con el IPC, tal como le ha pedido la diputada de Coalición Canaria Ana Oramas.

El presidente ha vuelto a ofrecer hoy a los partidos políticos alcanzar un acuerdo a lo largo de la tramitación de las cuentas de 2018, que el Gobierno baraja aprobar en plena Semana Santa, aunque ha puntualizado que se debe tener en cuenta el margen de ingresos y de gastos.

Rajoy ha insistido en que no se deben rectificar las reformas de las pensiones de 2011 y 2013 y que hay que seguir "avanzando sobre lo ya construido".

Ha afirmado que mientras sea presidente del Gobierno mantendrá su compromiso de no congelar las pensiones porque son una cuestión de Estado, aunque ha puntualizado que revalorizalas según el IPC "no funciona" y que el actual índice de revalorización tiene en cuenta la evolución del crecimiento económico.

"Las pensiones para nosotros son irrenunciables" y están hoy seguras "porque el Gobierno ha fortalecido su puntal que es el empleo", ha indicado.

Toda la oposición ha reprochado a Rajoy la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas al subir el 0,25 % por debajo de la inflación y le ha instado a que escuche a los jubilados que volverán a manifestarse el próximo sábado.

UGT y CCOO han exigido al Gobierno que concrete las medidas anunciadas y el impacto presupuestario que tendrán, y que derogue la reforma de 2013.

En el pleno del Congreso la portavoz del PSOE, Margarita Robles, ha acusado a Rajoy de tomarse el Pacto de Toledo "a cachondeo" y de incrementar las pensiones tan solo 2 euros al mes, mientras que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, le ha pedido "empatía" con los "que se han matado a trabajar" y merecen unas pensiones dignas.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, le ha insistido en que no entrará en un "mercadeo electoral" y que si quiere su apoyo deberá plantear reformas que garanticen el futuro del sistema.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha criticado que Rajoy quiera "parchear" las pensiones con los Presupuestos y le ha reclamado que transfiera al País Vasco la competencia de la gestión del régimen de la Seguridad Social, mientras el portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, le ha pedido "sentido de Estado" para que se alcancen acuerdos en el Pacto de Toledo y poder flexibilizar el índice actual de revalorización de las pensiones.