Diario Vasco

Bruselas, 14 mar (EFE).- La Comisión Europea (CE) presentó hoy un conjunto de propuestas para reformar la política común de visados, que plantea sancionar a los países que no acepten el retorno de sus inmigrantes mediante medidas como la restricción de los visados.

Bruselas propone en particular introducir un nuevo mecanismo para imponer condiciones más estrictas para la tramitación de los visados cuando un país "no coopere lo suficiente en la readmisión de los inmigrantes irregulares".

La nueva normativa prevé una evaluación periódica por la Comisión de la cooperación de los terceros países en materia de retorno.

En caso necesario, la Comisión, junto con los Estados miembros, podrá decidir una aplicación más restrictiva del Código de visados, incluido el tiempo máximo de tramitación de las solicitudes, la duración de la validez de los visados, el coste de las tasas de visado y la exención de dichas tasas para determinados viajeros, como los diplomáticos.

"Con las reformas que proponemos hoy los viajeros legítimos podrán obtener un visado de forma más fácil y rápida, al tiempo que se verán reforzadas las normas de seguridad al objeto de detectar y frenar a los que no lo son", dijo en rueda de prensa el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramópulos.

Añadió que "las nuevas normas también garantizarán que nuestra política común de visados puede contribuir a mejorar nuestra cooperación con terceros países en lo que se refiere al retorno de los inmigrantes irregulares".

Bruselas indicó que las modificaciones propuestas hoy al Código de visados son la primera fase de la reforma de la política común de visados de la UE y adelantó que la próxima primavera presentará una propuesta para actualizar el Sistema de Información de Visados (VIS).

La CE plantea reducir el plazo de la toma de decisiones sobre las solicitudes de visados de quince a diez días y prevé que los viajeros puedan presentar sus solicitudes hasta seis meses antes de su viaje previsto, en lugar de los tres meses actuales.

También en adelante se podrán cumplimentar y firmar las solicitudes por vía electrónica.

La reforma prevé asimismo visados de corta duración en las fronteras exteriores para facilitar las visitas turísticas de corta duración.

Serán visados de entrada única que los países expedirán directamente en las fronteras terrestres y marítimas exteriores y serán válidos durante una estancia máxima de siete días únicamente en el Estado miembro que lo conceda.

Para compensar el aumento de los costes de tramitación a lo largo de los últimos años, se prevé introducir un incremento de la tasa, que se había mantenido desde 2006 y que pasará de 60 a 80 euros.

Otra novedad serán los visados para entradas múltiples con una validez prolongada con el objetivo de prevenir los visados "de conveniencia" y reducir los costes y ahorrar tiempo.

Tales visados para entradas múltiples se expedirán a los viajeros habituales de confianza con un expediente de visados positivo por un periodo que irá aumentando gradualmente de uno a cinco años.