Diario Vasco

Nairobi, 14 mar (EFE).- La presidenta de la República de Mauricio Ameenah Gurib-Fakim negó hoy las acusaciones de corrupción en su contra y dijo que no dimitirá, después de que el primer ministro del país, Pravind Jugnauth, anunciase a finales de la semana pasada que lo haría.

Gurib-Fakim, la única mujer que ostenta una jefatura de Estado en África, ha sido acusada de usar una tarjeta bancaria proporcionada por la organización benéfica con sede en el Reino Unido Planet Earth Institute (PEI), para hacer compras personales valoradas en miles de dólares.

"Su excelencia Ameenah Gurib-Fakim no ha recibido jamás un regalo ni favores ni salarios de PEI ni beneficios o ventajas indebidos", explicó la oficina de la presidenta en un comunicado publicado hoy.

"Sin tener nada que reprochar y pudiendo aportar pruebas que lo demuestran, Ameenah Gurib-Fakim rechaza toda perspectiva de dimisión", añade el comunicado.

La oficina de la presidenta explicó que la jefa de Estado tiene una tarjeta de la misma entidad bancaria que la proporcionada por PEI cuando formaba parte de su consejo de administración y que usó "por descuido" la de la entidad benéfica en una misión con un gasto total de 26.000 dólares.

"Ella misma informó inmediatamente a PEI y pidió un extracto bancario detallado. Ella ha reembolsado rigurosamente a través de una transferencia bancaria esos gastos específicos", especifica el comunicado.

El viernes pasado el primer ministro informó de que el Gobierno y la Presidencia habían acordado "mutuamente" la dimisión de Gurib-Fakim después de las celebraciones por los 50 años de la independencia, que tuvieron lugar este lunes.

"La dimisión será efectiva antes de que el Parlamento reanude sus sesiones" a finales de mes, dijo Jugnauth entonces, aunque no facilitó una fecha concreta.

Gurib-Fakim fue nombrada vicepresidenta de PEI en noviembre de 2015 -cuando ya era presidenta de la isla pacífica- para promover la ciencia en África, puesto al que renunció en marzo de 2017 por el "descuido" de los gastos.

La prensa mauriciana filtró los extractos bancarios de la presidenta diciendo que había gastado "miles de euros" en compras personales con fondos de la ONG.

Gurib-Fakim, una famosa científica de 58 años, llegó al poder en junio de 2015 y se convirtió en la primera mujer en acceder a la Presidencia de Mauricio.

Tras el relevo de Ellen Johnson-Sirleaf en la presidencia de Liberia a principios de año, es la única mujer que ostenta ese cargo actualmente en todo el continente.