Diario Vasco

Varsovia, 14 mar (EFE).- El viceministro de Justicia polaco, Patryk Jaki, calificó hoy de "grotesca" la decisión del tribunal irlandés que denegó la extradición de un presunto narcotraficante polaco al estimar que hay dudas sobre las garantías del sistema judicial del país.

En declaraciones a la cadena TVN24, el viceministro explicó que "el problema es mucho más profundo y radica en el hecho de que Polonia ha comenzado a luchar por sus intereses de manera activa", algo que no había sucedido hasta el momento y una actitud a la que "las élites de la Unión Europea no están acostumbradas".

Para Jaki es "simplemente grotesco" pensar que las reformas emprendidas por el Gobierno polaco pueden suponer "un riesgo procesal a la hora de juzgar en Polonia a delincuentes peligrosos".

Criticó así la decisión de una jueza de la Corte Superior irlandesa, que anteayer se negó a extraditar a un narcotraficante polaco sobre el que pesa una orden europea de detención y justificó su decisión en las dudas sobre la integridad y garantías procesales del sistema judicial polaco, después de las reformas efectuadas recientemente por Varsovia.

La magistrada remitió el caso de extradición de Artur Celmer, arrestado por presunto tráfico de drogas en Irlanda el año pasado, al Tribunal de Justicia Europeo, explicando que los recientes cambios legislativos en el sistema judicial polaco han sido "tan profundos" que la Corte cree que el Estado de derecho en el país se ha visto "dañado".

La decisión amenaza con provocar un enfrentamiento entre el Gobierno polaco y el Tribunal de Justicia Europeo.