Diario Vasco

Barcelona, 14 mar (EFE).- El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha pedido hoy al delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, que "se preocupe" por la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y no por si está el retrato del Rey en el Salón de Plenos del ayuntamiento.

En rueda de prensa, Pisarello ha respondido así a Millo, que recordó ayer que era de "obligado cumplimiento" la sentencia que insta al consistorio barcelonés a colocar el retrato del Rey en un lugar preferente y de honor de su Salón de Plenos y pidió que la alcaldesa, Ada Colau, la acatara.

El teniente de alcalde ha explicado que el Ayuntamiento ha recurrido esta sentencia porque están "convencidos de que la simbología del Salón de Plenos no se puede regir por un reglamento estatal que tiene más de 30 años".

"La carta de Barcelona es una norma de aplicación preferente y da fundamentos a la potestad del pleno de decidir cuál debe ser la simbología", ha defendido Pisarello, que ha asegurado que "no es de obligado cumplimiento porque el recurso aún debe ser resuelto".

Según el teniente de alcalde, "sí que es de obligado cumplimento la sentencia del Tribunal de Estrasburgo que ha condenado a España por intentar evitar, a través de la cárcel, la crítica política a la monarquía".

"Esto es lo que debería preocupar al señor Millo", ha subrayado Pisarello.

El teniente de alcalde ha defendido que el Reglamento Orgánico Municipal (ROM) "debe ser la norma de preferencia y debe prevalecer sobre el reglamento estatal".

"Lo que tiene que ver con el Ayuntamiento de Barcelona será decidido por la mayoría de las fuerzas políticas que integran el consistorio", ha advertido Pisarello, que ha recordado que "la modificación del ROM convino que las reformas en el Salón de Plenos se deben hacer con criterios democráticos".