Diario Vasco

León, 14 mar (EFECOM).- El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha afirmado hoy que si el fundador del Sindicato de Obreros Mineros de Asturias (SOMA), Manuel Llaneza, viera y viviera el intento de esta organización de desvincularse de la UGT "no daría crédito".

"El SOMA nació y se desarrolló en la UGT y es patrimonio de este sindicato", ha apostillado Álvarez, que ha lamentado la decisión adoptada anoche en asamblea de iniciar su desvinculación al rechazar la última propuesta de integración en la nueva Federación de Industria.

La decisión, acordada por unanimidad tras una larga asamblea celebrada en Mieres en la que se contabilizaron 33 intervenciones, prevé la celebración de congreso constituyente en el plazo de tres meses.

Álvarez ha recalcado que la dirección del sindicato ha intentado por todos los medios que se pudieran integrar cómodamente en la organización, y ha precisado que las siglas del SOMA se incorporarán porque así lo decidió la ejecutiva confederal.

"Lo haremos tanto si se van unos cuantos como si se quedan porque la siglas son de la UGT y de nadie más", ha dicho Álvarez, que ha advertido de que no negociarán nada con el SOMA que no sea quedarse en el sindicato.

Además, ha señalado que la UGT no reconoce ninguna asamblea del SOMA porque no tiene ninguna base estatutaria y ha recordado que el sindicato minero nunca fue independiente en sus más de cien años de historia.

El conflicto se originó el pasado 10 de noviembre, cuando UGT aprobó la creación de la nueva Federación, UGT FICA Asturias, sin que existiera un acuerdo previo entre el sindicato minero y la rama del metal, lo que hizo que el SOMA no participara en el congreso al interpretar aquello como una invitación a su desvinculación.

Tras meses de negociaciones entre la rama del metal (MCA) y el SOMA -que además de la rama de la minería integra otras como la energética o la química-, en las que ha mediado el propio secretario general de UGT, el sindicato minero ha decidido iniciar el proceso de ruptura.