Diario Vasco

Skopje, 14 mar (EFE).- El Parlamento macedonio aprobó hoy una ley que convierte el albanés en lengua cooficial, un proyecto que ya había sido votado a comienzos de año, pero que el presidente del país, Gjorge Ivanov, vetó alegando que no era constitucional.

La votación tuvo lugar en medio de una situación muy tensa y después de que el presidente del Parlamento, Talat Xhaferi, se negara a abrir un debate sobre las nada menos que 35.000 enmiendas presentadas por la principal fuerza de la oposición, VMRO-DPMNE, a la que también pertenece Ivanov, para frenar esta ley.

El ex primer ministro y expresidente de VMRO-DPMNE Nikola Gruevski se enfrentó a Xhaferi y le gritó que no aceptar a debate las enmiendas suponía una violación de la Constitución.

Finalmente, el presidente de la Cámara tuvo que pedir la intervención de las fuerzas de seguridad del Parlamento para calmar la situación.

La ley salió adelante con 64 votos sobre un total de 120 diputados.

El nuevo reglamento había sido ya aprobado en enero por 69 de los 120 diputados que conforman el hemiciclo y rechazada por la oposición conservadora, que considera que una mayor concesión de derechos a esta minoría pone en peligro la unidad nacional del país.

Los albaneses representan en torno a la cuarta parte de la población del país, pese a lo cual su lengua solo estaba reconocida oficialmente en zonas del país en las que el número de ciudadanos de esta etnia superase el 20 % del total.

La nueva ley contempla que los ciudadanos de etnia albanesa puedan solicitar en todo el país que su idioma se use en todos los asuntos administrativos, y que en el Parlamento los diputados de esa minoría puedan expresarse en su lengua.

La concesión de mayores derechos a esta etnia por parte del primer ministro, el socialdemócrata Zoran Zaev, había sido una de las principales condiciones impuestas por los partidos albaneses a cambio de su entrada en el Gobierno.

El presidente no puede volver a ejercer su veto una vez que la ley ha sido aprobada por segunda vez en el Parlamento, pero es probable que sea impugnada ante el Tribunal Constitucional por la VMRO-DPMNE o alguna organización civil.

Durante la sesión de hoy grupos de organizaciones de extrema derecha protestaron frente al Parlamento.