Diario Vasco

Madrid/Pamplona, 14 mar (EFE).- Los cuartos de final de la Copa de España cruzarán este jueves al Movistar Inter, campeón de las dos últimas ediciones, líder de la Liga y favorito, con el Osasuna Magna (21.15 horas), que reta de nuevo al conjunto madrileño, que sólo ha sido capaz de ganarle este curso una vez y en la prórroga por 3-2.

Es un partido de una competitividad tremenda, un duelo con una exigencia altísima para los dos equipos, enfrentados en un nuevo cara a cara sin margen de error, del que el ganador seguirá hacia adelante, hacia las semifinales contra el vencedor del Palma Futsal-ElPozo Murcia, y del que el perdedor se marchará sin nada.

"La Copa siempre es especial. A un partido todo puede pasar. Siempre creo que podemos ganar. El día que no lo crea me tendré que quedar en casa", remarcó este miércoles Imanol Arregui, técnico del equipo navarro, que en la pasada edición eliminó al Barcelona en cuartos de final y cayó luego en las semifinales con ElPozo en la última jugada, cuando buscaba el triunfo con juego de cinco.

"Para nosotros es un aspecto motivador más todavía (que la cancha donde se jugará el torneo) el hecho de que no hemos conseguido ganarlos. No nos han ganado ni nosotros les hemos ganado. El partido está en un punto de estrés muy alto, por supuesto deportivamente", expuso, por su parte, Jesús Velasco, entrenador del Movistar Inter.

"Es un dato muy significativo que en tres partidos ninguno de los dos haya ganado (en los 40 minutos). Tenemos que hacer las cosas muy bien si queremos pasar", insistió el técnico en referencia a los tres enfrentamientos hasta la fecha con el Osasuna Magna en esta temporada, dos en la Liga y uno en cuartos de la Copa del Rey.

Los dos primeros terminaron con empate en el marcador: 2-2 en la primera vuelta en el pabellón Anaitasuna, en la tercera jornada, con el definitivo gol de la igualada de Ricardinho a tres minutos del final y 6-6 en Torrejón de Ardoz, en el decimoctavo capítulo liguero, cuando el bloque madrileño niveló el duelo en el último minuto por medio de Gadeia. Antes, Osasuna remontó un 3-1.

Y el tercero, en la Copa del Rey el pasado 14 de noviembre, con una victoria muy apurada del Movistar Inter por 3-2, en la prórroga después del 2-2 de los 40 minutos. La expulsión por doble amarilla de Bynho en el tiempo extra y un gol de Ricardinho fueron claves después en el triunfo y la clasificación del conjunto madrileño.

"Tenemos un rival muy duro por delante. Hay que demostrar la condición de favorito en la cancha, no hablando. El Osasuna Magna siempre compite al máximo y vamos a intentar estar preparados. Vamos a jugar contra un rival de mucha calidad y que los resultados este año no han sido positivos durante los 40 minutos", dijo Ricardinho.

El mejor jugador de fútbol sala, reciente campeón de Europa con la selección de su país, ya está "apto" para su reaparición de la lesión que sufrió precisamente en la final de la cita continental jugada en Eslovenia, el pasado 10 de febrero: "Voy a estar ahí para intentar ayudar al equipo en todo lo que pueda. No sé si estaré al cien por cien, pero en estos partidos se olvidan todos los dolores".

Enfrente, en el Osasuna Magna, Javi Eseverri está ante su última Copa de España, tras anunciar que a sus 40 años se retira al final de campaña. "Es la última. Tengo una mezcla de pena y de ilusión por disfrutar de una competición que nos gusta muchísimo a los jugadores", afirmó antes de partir este miércoles a Madrid.

El capitán afronta el torneo tras salir de una lesión, aunque espera ayudar a que el equipo navarro pueda sorprender al Movistar Inter. "Me gustaría haber llegado mejor, pero he tenido mala suerte de tener una pequeña rotura hace diez días", dijo Eseverri, al frente de un bloque al que "le gustan los retos", el más inmediato en la Copa ante el "máximo favorito a todo", destacó Arregui.