Diario Vasco

Bilbao, 14 mar (EFE).- El delantero argentino del Olympique de Marsella Lucas Ariel Ocampos reparó este miércoles, en los "15-20 minutos muy intensos" con los que suele arrancar los partidos el Athletic en San Mamés, donde el conjunto vasco tiene que remontar el jueves el 3-1 de la ida en el Velodrome para alcanzar los cuartos de final de la Liga Europa.

Ocampos barrunta "un partido complicado" para el jueves, aunque también adelantó que el OM ha llegado a Bilbao "a hacer su juego y a ganar el partido" como lo hizo en la ida en un choque en el que brillaron tanto él, que marcó 2 goles, como todo el equipo francés.

"Mi partido fue bastante bueno, pero el partido colectivo fue también muy bueno. Mañana también tenemos que hacer un buen partido, que será muy difícil, y ganarlo", apuntó.

Ocampos casi reconoció que el OM es favorito en la eliminatoria. "Es difícil etiquetarse como candidato, pero estamos en uno de los grandes de Francia y esa presión siempre está", asumió.

Sobre los posibles incidentes que puedan darse entre las aficiones radicales de los dos equipos, Ocampos, que admite que "los hinchas del Marsella son un poco calurosos", espera "que mañana disfruten del partido" y la cosa no vaya a mayores.

"El fútbol es una fiesta y hay que vivirla como tal. Siendo jugador no es nada lindo que tus hinchas entren a la cancha a pedirte cosas como pasó el otro día en Lille", reflexionó.

Sobre el Athletic, un equipo del que vio "muchos vídeos" en la época de Marcelo Bielsa cuando su compatriota "quería llevar a Marsella el juego de Bilbao", ha dicho que "es un gran club que creció muchísimo". "Es un orgullo jugar ante este equipo en este estadio", finalizó el de Quilmes.