Diario Vasco

Londres, 14 mar (EFE).- La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, anunció hoy que ningún representante de la familia real asistirá al Mundial de Rusia 2018 después de que Moscú no haya aclarado la razón por la cual el exespía Sergei Skripal y su hija fueron envenenados con un agente nervioso de fabricación rusa.

En una declaración ante el Parlamento, la jefa del Ejecutivo británico informó de la suspensión de "todos los contactos bilaterales de alto nivel entre el Reino Unido y la Federación Rusa", incluyendo la revocación de la invitación al ministro de Asuntos Exteriores de ese país, Sergei Lavrov.

"Ningún mandatario ni ningún representante de la familia real británica asistirá a la Copa del Mundo de Rusia (14 de junio-15 de julio) de este próximo verano", aseguró May.

La 'premier', que anunció en el Parlamento la expulsión de 23 diplomáticos rusos del Reino Unido, consideró que Moscú ha reaccionado "con un completo desprecio" ante la "gravedad" del incidente ocurrido el pasado día 4, pese a que este país les ofreció una "oportunidad" de que proporcionaran una explicación.

La dirigente conservadora precisó que el número de diplomáticos expulsados, que han sido identificados como "agentes de los servicios secretos encubiertos", es "el mayor en 30 años" y que contarán con una semana para abandonar el país.

El exespía Sergei Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, fueron envenenados hace 10 días en un restaurante de Salisbury (Inglaterra) con un agente nervioso de fabricación rusa y siguen en estado crítico.