Diario Vasco

Barcelona, 14 mar (EFE).- Los Mossos d'Esquadra no han instruido por ahora ningún atestado sobre la quema de fotos del Rey anoche en Banyoles (Girona), a la espera de que la Justicia española decida cómo deben actuar después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) enmarcara estos actos en la libertad de expresión.

Un centenar de personas se congregaron anoche en Banyoles para quemar diversas fotos del Rey y celebrar que el Tribunal de Estrasburgo revocara la condena impuesta por los tribunales españoles a Enric Stern y a Jaume Roura, de una multa de 2.700 euros a cada uno, por un delito de injurias a la Corona, por haber quemado en Girona en 2007 una foto gigante de los Reyes, al verlo amparado por la libertad de expresión.

Según han informado a Efe fuentes policiales, los Mossos d'Esquadra no han instruido por ahora diligencias sobre la última quema de fotos del monarca a la espera de que las autoridades judiciales españolas determinen cómo deben actuar las fuerzas de seguridad en este tipo de casos tras la resolución del TEDH.

En cualquier caso, los Mossos saben quién organizó la concentración de ayer, que había sido comunicada, por lo que si se les ordenara investigar lo ocurrido tendrían datos suficientes sobre los que iniciar sus pesquisas, según las fuentes.

Bajo el lema "Yo también quemo la Corona española", los participantes, convocados por entidades independentistas de la comarca gerundense del Pla de l'Estany, se concentraron frente al Ayuntamiento de Banyoles e hicieron un brindis por la sentencia del Tribunal de Estrasburgo.

En el acto de anoche en Banyoles estaba presente Jaume Roure, vecino de la población, que agradeció el apoyo recibido en este tiempo e indicó que la sentencia del TEDH demuestra que el Estado español "vulnera derechos fundamentales".