Diario Vasco

Johannesburgo, 14 mar (EFE).- El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, aseguró hoy que la reforma agraria que planea llevar a cabo su gobierno, que incluye medidas como la expropiación sin compensación, será "comprensiva" y ajustada a las leyes.

Durante una sesión de preguntas y respuestas en la Asamblea Nacional (cámara baja del Parlamento), Ramaphosa afirmó que la reforma es necesaria para corregir "la histórica injusticia de la desposesión", de raíces coloniales, y para alcanzar una transformación social y económica que incluya a los pobres.

"Esto no da derecho a la gente a apropiarse de la tierra. No podemos tener una situación de anarquía. Tenemos medidas legales que podemos utilizar, no permitiremos invasiones", manifestó el presidente surafricano.

Ramaphosa señaló que, pese a las medidas adoptadas desde el fin del apartheid y la llegada de la democracia (1994), las auditorías de posesión de la tierra en Sudáfrica indican que la minoría blanca aún posee el 72 %; mestizos e indios un 15 % y la mayoría negra solo un 4 %.

Frente a la preocupación desatada entre los agricultores blancos, el presidente sudafricano invitó a todos los sectores a unirse al debate, incluyendo la discusión sobre si es necesario modificar o no la Constitución, algo para lo que la Asamblea Nacional, de mayoría oficialista, ya ha dado permiso.

"Más que estar asustados, yo digo 'únanse a la fiesta', discutamos y encontremos soluciones", instó.

En ese sentido, recalcó que la reforma agraria tendrá en cuenta no dañar la economía ni la salud alimentaria y que será un proceso "inclusivo".

Además, desde el Gobierno sudafricano hubo reacción oficial ante a la publicación de informaciones en la prensa sobre que Australia medita acelerar los cauces de obtención de visados para los agricultores blancos afectados por la reforma.

Según declaraciones del ministro de interior australiano, Peter Dutton, recogidas por el diario local The Daily Telegraph, el país oceánico está preocupado por el clima de violencia contra ellos.

"Lamentamos que el Gobierno australiano elija no usar los canales diplomáticos disponibles para elevar preocupaciones", indicó el Ministerio de Exteriores sudafricano en un comunicado, que recalcó que la reforma será ordenada, de acuerdo a las leyes y considerada con el impacto económico y social.

La reforma agraria con posibilidad de expropiación sin compensación fue una medida acordada por el partido gubernamental Congreso Nacional Africano (CNA) durante su última conferencia nacional, el pasado diciembre.

Ramaphosa incluyó esta medida dentro de su programa de gobierno por ser mandato de su partido al acceder a la Presidencia a mediados del pasado febrero, en sustitución de Jacob Zuma.