Diario Vasco

Girona, 14 mar (EFE).- El Girona de Pablo Machín ha vuelto al trabajo este miércoles, después de disfrutar de dos días de fiesta, para empezar a preparar el encuentro liguero de este fin de semana contra el Real Madrid, en el Santiago Bernabéu.

El único futbolista de la primera plantilla rojiblanca que no ha trabajado sobre el césped del campo de entrenamiento de Riudarenes ha sido Carles Planas.

El zaguero sufre una rotura en el bíceps femoral del muslo derecho, y su regreso a los terrenos de juego es todavía una incógnita.

En cambio, quien sí que parece estar cerca de reintegrarse a los entrenamientos es Gorka Iraizoz, que hoy se ha ejercitado al margen de sus compañeros.

El guardameta navarro ha sido baja en los tres últimos encuentros del Girona, por culpa de una rotura fibrilar del gemelo interno de la pierna derecha.

En el entrenamiento de este miércoles, también han estado presentes el arquero polonés del Girona C, Marcel Lizak, que en estas últimas semanas ha sido suplido la ausencia de Gorka en las convocatorias de Pablo Machín, y dos jugadores del Peralada-Girona B: el cancerbero Marc Vito y el atacante camerunés Kevin Soni.