Diario Vasco

Madrid, 14 mar (EFE).- La Fundación de Energías Renovables (FER) plantea que todas las centrales nucleares en España estén cerradas en 2024 y las térmicas de carbón en 2025, según el documento "Hacia una transición energética sostenible", que ha presentado hoy.

La FER propone un plan de cierre progresivo de las centrales de carbón que comience en 2018 y que culmine en 2025, así como la eliminación de todas las subvenciones a la minería y al uso del carbón.

Además, propone que no se den pagos por capacidad a las centrales de carbón que emitan más de 550 gramos de CO2 por kilovatio hora (Kwh) y un plan de "transición justa" para las zonas afectadas por la desaparición del carbón.

José Luis García Ortega, patrono de la Fundación, ha afirmado que el ministro de Energía, Álvaro Nadal, está empeñado en que las plantas de carbón no se cierren y ha pedido a los grupos parlamentarios que no apoyen la proposición de ley que se va a presentar en el Congreso para ampliar los criterios a tener en cuenta para el cierre de centrales.

En cuanto a las nucleares, la FER propone un cierre programado a medida que vayan expirando las licencias actualmente en vigor, con lo que la última cerraría en 2024.

También pide que los costes de desmantelamiento de las centrales y el tratamiento de los residuos los asuman las empresas.

Además, reclama que el almacén temporal centralizado (ATC) de residuos de Villar de Cañas (Cuenca) siga paralizado hasta que no haya un plan de cierre de todas las nucleares.

El documento presentado hoy, que plantea un escenario hasta 2030, gira en torno a la electrificación de la demanda final y a desincentivar el consumo de combustibles fósiles.

Actualmente, el 50 % de esa demanda corresponde a productos petrolíferos, frente al objetivo de la FER para 2030 de que el 50 % se cubra con renovables.

Ese objetivo supondría que la electrificación de la demanda pasara de un 25 % en 2015 a un 50 % en 2030 y que la generación procedente de fuentes renovables llegara al 80 %.

La FER, que propone anular las medidas retroactivas en la retribución de estas energías y la repotenciación de 15.000 MW hasta 2030, calcula que habría que instalar 85.000 megavatios (MW).

La Fundación plantea el incremento del autoconsumo para que en 2030 suponga el 10 % del total de la energía eléctrica.

La Fer propone que no se limite la potencia de este tipo de instalaciones y que se permitan las compras y ventas de energía entre particulares.

El documento recoge también propuestas para erradicar la pobreza energética. La Fundación considera ineficaz el actual bono social y propone en su lugar una tarifa social.

La FER propone rehabilitar 500.000 viviendas al año para mejorar su eficiencia energética, lo que representa el 3 % del parque actual. De esta forma, en 2030 estarían adaptadas todas las que lo necesitan.

El documento plantea prohibir las calderas de carbón a partir de 2021 y las de gasóleo desde 2025.

En materia de movilidad, la FER propone prohibir la circulación de vehículos diesel en las ciudades y reducir un 15 % la flota de vehículos matriculados.

En materia regulatoria, pide sacar de la tarifa las políticas industriales y territoriales, y una factura progresiva para incentivar un menor consumo.