Diario Vasco

París, 14 mar (EFE).- Francia pretende frenar la masiva inmigración que padece su departamento ultramarino de Mayotte con un cambio de reglas que sirva para restringir el acceso a las maternidades de la isla por parte de las inmigrantes indocumentadas, la mayoría procedentes del vecino archipiélago de Comoras.

Mayotte, una isla de 256.000 habitantes situada en el océano Índico -entre Mozambique y Madagascar-, vive desde hace cuatro semanas una oleada de bloqueos de carreteras y puertos y una huelga general en protesta por la inseguridad y la presión migratoria.

La escalada de la tensión entre París y Mayotte ha llevado al Ejecutivo francés a enviar a la ministra de Ultramar, Annick Girardin, quien se comprometió ante sindicatos y organizaciones sociales a un refuerzo de la seguridad.

Girardin también mencionó la posibilidad de crear un estatuto especial para las maternidades de Mayotte, saturadas por los más de 9.000 nacimientos anuales -la región francesa con más nacimientos proporcionalmente-, una gran parte de ellos de madres de la vecina y más pobre Comoras (unos 800.000 habitantes).

Aunque Francia no contempla la adquisición de la nacionalidad automática, sí permite que, llegados a la edad adulta, los hijos de extranjeros nacidos en el territorio reclamen la nacionalidad si han vivido allí un mínimo de años.

La idea del Gobierno francés es que los niños de padres extranjeros en situación irregular que nazcan en la isla dejen de tener esos beneficios, lo que algunos diputados y juristas cuestionan.

Las autoridades locales de Mayotte han denunciado una fuerte presión migratoria que desemboca en peores servicios y más inseguridad.

Según el Instituto de Estadística francés, el 41% de los 256.000 ciudadanos son inmigrantes, de los que la mitad son irregulares, en su mayoría proveniente de las Comoras, quienes arriesgan su vida en el mar para completar los 70 kilómetros hasta Mayotte.

Mayotte, que formaba parte del archipiélago de las Comoras, votó a favor de mantener sus vínculos con Francia en las consultas de independencia realizadas en los años 70 y posee un estatus de departamento de ultramar, pese a que el gobierno comorense reclama el territorio.

En Mayotte, que además celebra elecciones legislativas el 18 y 25 de marzo, el 26 % de la población está en paro y el 84 % vive por debajo del umbral de pobreza.