Diario Vasco

Madrid, 14 mar (EFECOM).- La escasez de talento y la falta de un modelo de negocio claro son los dos principales obstáculos con los que se encuentran las empresas españolas a la hora de aplicar la inteligencia artificial (IA) en sus negocios, según un informe elaborado por PwC en colaboración con Microsoft presentado hoy.

El informe "Realidad y perspectivas de la IA en España, 2018" elaborado a partir de encuestas a una treintena de grandes compañías españolas líderes en su sector, revela que solo un 11 % de las compañías entrevistadas cuenta con los profesionales y las capacidades adecuadas para poner en marcha iniciativas en el campo de la IA.

Otros datos que revela es que seis de cada diez empresas están buscando de forma activa los perfiles profesionales necesarios.

A la escasez de talento se suman otros obstáculos a la hora de apostar por la IA, como la falta de un modelo de negocio que les permita saber cuál es el retorno de la inversión; las dificultades en la gestión del cambio cultural dentro de la empresa o la ausencia de un liderazgo claro a la hora de impulsar este tipo de iniciativas.

Sobre el impacto en el mercado laboral, siete de cada diez empresas participantes en el estudio creen que la reducción de empleos no será muy significativa.

El estudio tiene como objetivo ofrecer una perspectiva realista del nivel de desarrollo de la IA en el mercado español tomando como referencia un grupo de empresas que se pueden considerar avanzadilla en materia de digitalización.

Para la mayoría de las grandes empresas participantes en el informe (80 %), la inteligencia artificial no es un conjunto de iniciativas aisladas sino una tecnología que, en el largo plazo, supondrá cambios muy disruptivos para los negocios.

A pesar de las barreras, más de la mitad de las empresas participantes en el estudio ya está intentando, en mayor o menor medida, sacar partido de la IA.

En este sentido, un 46 % tiene en marcha algún tipo de proyecto piloto o prueba y un 11,5 % ya está viendo resultados, sobre todo, en la mejora de la satisfacción del cliente, en la toma de decisiones o en la reducción de costes.

Por el contrario, un 42,5 % de las compañías todavía no han puesto de marcha ninguna iniciativa en relación con la IA o solo tienen una hoja de ruta.