Diario Vasco

Naciones Unidas, 14 mar (EFE).- Estados Unidos "cree que Rusia es responsable" del ataque con un agente nervioso cometido en el Reino Unido contra el exespía Sergei Skripal y su hija, aseguró hoy su embajadora ante Naciones Unidas, Nikki Haley.

"Estados Unidos cree que Rusia es responsable de un ataque contra dos personas en el Reino Unido utilizando un agente nervioso de grado militar", dijo Haley en una reunión del Consejo de Seguridad convocada para analizar el caso.

La representante estadounidense declaró además que el Consejo de Seguridad debe hacer que Moscú responda por sus actos.

Este martes, el presidente estadounidense, Donald Trump, había exigido a Moscú "respuestas inequívocas" sobre quién estuvo detrás del ataque y había dicho que "condenará a Rusia o a quien sea" cuando se dilucide la cuestión.

Haley, por su parte, destacó hoy que lo ocurrido en la localidad inglesa de Salisbury no es un "incidente aislado".

"El intento de asesinato de Salisbury es parte de un alarmante aumento del uso de las armas químicas", señaló, recordando otros casos relacionados con Corea del Norte y Siria.

Haley aseguró que Rusia es una constante en esta situación, al no haber asegurado la destrucción del arsenal químico sirio y al haber vetado la continuidad del mecanismo internacional que investigaba el uso de ese armamento en el país árabe.

"No nos es placentero tener que criticar constantemente a Rusia, pero necesitamos que Rusia deje de darnos tantos motivos", insistió.

La diplomática pidió a Moscú que coopere con el Reino Unido en la investigación del ataque y que diga la verdad sobre su programa de armas químicas.

Además, insistió en que debe haber una respuesta por parte del Consejo de Seguridad a lo ocurrido, pues en caso contrario el ataque de Salisbury no será el último.

"La credibilidad de este Consejo no sobrevivirá si no logramos hacer que Rusia rinda cuentas", añadió.

La embajadora estadounidense fue una de las primeras en intervenir en una reunión del Consejo de Seguridad convocada por el Reino Unido para informar del suceso.

Londres pidió al resto de miembros su respaldo ante lo que considera una "agresión" rusa, que hoy llevó al Gobierno a anunciar la expulsión de 23 diplomáticos rusos.