Diario Vasco

Zaragoza, 14 mar (EFE).- La Biblioteca Nacional de España se enfrenta al reto de continuar con el proceso de digitalización de sus colecciones emprendido hace años para adaptarse al nuevo entorno, dado que el número de descargas de documentos supera con creces los préstamos en salas.

Así lo ha desvelado hoy la directora de la institución, Ana Santos Aramburo, quien ha participado en el ciclo "Trayectorias. Conversaciones sobre la cultura en España" en el Edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, donde cursó sus estudios en la Facultad de Filosofía y Letras de la mano de "muy buenos docentes".

En este encuentro, junto al catedrático de Filología Románica de la Universidad Complutense de Madrid, José Manuel Lucía Megías, Santos ha hablado sobre la realidad que viven las bibliotecas españolas, también la que ella dirige desde 2013.

Para Santos el reto de la Biblioteca Nacional de España es continuar con el proceso de digitalización emprendido hace unos años, ya que los datos apuntan que ese debe ser el camino: adaptarse al nuevo entorno digital.

"Hemos tenido más de 10 millones de documentos descargados frente a 200.000 documentos prestados en las salas", ha manifestado.

Y ha agregado otro dato igual de gráfico. "los 190 nuevos títulos de la Literatura Española que sacamos en formato ebook registraron 10.000 descargas en tan solo una semana", precisa.

Por todo ello, ha apuntado, la Biblioteca Nacional de España continuará con este proceso de digitalización y fomentará al mismo tiempo otras líneas de trabajo, como la reutilización de los contenidos digitales para otros usos hasta ahora impensables y que surgen de un laboratorio de ideas realizado en la propia institución.

Así, los usuarios podrán aprender a cocinar recetas de siglos pasados o a componer un minueto con un manuscrito antiguo.

La digitalización del material que alberga la Biblioteca Nacional permite al usuario acercarse a toda la cultura de un país de forma fácil, las "24 horas del día y desde su propia casa", ha subrayado.

Y esa nueva realidad le lleva a Ana Santos a pensar que las nuevas generaciones tienen un potencial de conocimiento "tremendo detrás", a diferencia de su etapa universitaria, donde las bibliotecas, ha dicho, estaban dispersas en distintos departamentos.

Consultar algunos ejemplares resultaba para el alumno una tarea complicada, sólo superada con "empeño", ha recordado.

Por otro lado, Santos ha comentado que el "segundo reto" de la Biblioteca Nacional de España es conservar los contenidos digitales que se crean en España, prestando especial atención a acontecimientos relevantes que generan una gran información.

Así, la Biblioteca Nacional realiza anualmente una recopilación del dominio.es y elabora colecciones temáticas. "La que más ocupa ahora es la de política catalana", ha puntualizado.

Por último, Ana Santos, quien ha reflexionado sobre el valor del conocimiento y el significado de la cultura, ha asegurado que, "en la sociedad de Google", las bibliotecas, como fuente de conocimiento, son necesarias para filtrar la cantidad de información que el ciudadano recibe a diario.

Pero para que sigan ejerciendo su labor, éstas necesitan un apoyo constante, ha dicho, entendiendo que, en los barrios y en los pequeños municipios, "son el centro cultural", el lugar idóneo para un aprendizaje que debe prolongarse "durante toda una vida", ha concluido.