Diario Vasco

Madrid, 14 mar (EFECOM).- Representantes de Allianz, Santalucía y DKV han coincidido hoy en destacar que la nueva directiva europea de Distribución del Seguro (IDD por sus siglas en inglés) se centra en aumentar el nivel de protección de los clientes.

Y es que la citada directiva, que prevé armonizar las legislaciones nacionales a la distribución de seguros y reaseguros, exige, entre otros aspectos, dar una mayor información al cliente sobre los productos que compra, pero también obliga a las entidades a llevar a cabo análisis de idoneidad y adecuación.

"La norma es muy clara en protección del consumidor, pero es hasta un poco excesiva", ha dicho el director general Comercial de DKV, Pedro Orbe, que ha participado hoy en el VIII Encuentro del Sector Seguros organizado por IESE, en colaboración con EY.

De la misma manera, el director de Supervisión y Gestión de Riesgos de Santalucía, Fernando Moreno, ha destacado que la directiva pone al cliente en el centro de todo, ya que "todo gira en vender el producto adecuado, al cliente adecuado, y por el canal adecuado".

Igualmente, la directora de Vida, Salud, y Asset Management de Allianz, Susana Mendía, ha destacado que la nueva directiva protege al cliente, pero ha recordado que en el sector asegurador "nunca se han visto desprotegidos", al contrario de lo que ha pasado en otros sectores financieros.

Pese a lo positivo de la norma, Mendía ha criticado que algunos aspectos de la directiva tienen "un vacío absoluto", como lo relativo a la formación de agentes y corredores.

"El regulador nos tiene que echar una mano" y "hacer un esfuerzo importante" "si queremos profesionalizar al sector", ha dicho.

Una opinión que han compartido Orbe y Moreno, que también ha asegurado que la directiva tiene un "impacto bestial" en la norma de conducta.

Y es que la directiva europea establece que los intermediarios de seguros y las aseguradoras deben adoptar medidas para detectar los conflictos de intereses que surjan en la distribución de seguros.