Diario Vasco

Nairobi, 14 mar (EFE).- El Colegio de Abogados de Kenia (LSK, en inglés) presentó una demanda contra el Gobierno por ordenar el cierre de tres canales de televisión nacional para evitar que difundiesen la autoinvestidura del líder de la oposición, Raila Odinga, hace unas semanas, informaron hoy medios locales.

El LSK llevará ante la justicia al ministro de Interior, Fred Matiang'i, y a otros responsables gubernamentales, incluido el Fiscal General, en una denuncia presentada ayer en la que se incluye como parte interesada a los grupos mediáticos Nation Media Group, Santandard Group y Royal Media Services, propietarios de las cuatro televisiones censuradas.

El pasado 30 de enero el Gobierno ordenó el cese de emisiones de las televisiones KTN News, NTV, Citizen TV e Inooro, así como sus cadenas de radio asociadas, por cubrir la ceremonia en la que el Odinga, líder de la coalición opositora Súper Alianza Nacional (NASA), quien no reconoce el resultado de las elecciones de agosto y octubre de 2017, se autoproclamó "presidente del pueblo".

El Gobierno tardó una semana en levantar la suspensión, a pesar de que el Tribunal Supremo ordenó que se restableciesen las emisiones y varios organismos internacionales, entre ellos la ONU, se sumaron a la petición.

El Colegio de Abogados apunta directamente al director general de la Autoridad de Comunicaciones, Francis Wangusi, por no haber dado ninguna razón justificable para ordenar el apagón, según recoge hoy el Daily Nation.

Por lo que el LSK acusa al Gobierno de haber "vulnerado los valores y principios nacionales, el derecho de solicitar, recibir y transmitir información y la independencia de los medios", según el Nation.

Y solicita al juzgado que declare el apagón como ilegal y responsabilice al ministro de Interior y a los dos altos funcionarios responsables de comunicaciones por excederse en sus funciones.

El juez del Tribunal Supremo, Enoch Chacha Mwita, anunció que se pronunciará sobre el tema el próximo 21 de mayo.

El pasado viernes, el presidente Uhuru Kenyatta y Odinga comparecieron juntos ante la prensa para anunciar un pacto para solucionar la crisis política que atraviesa el país desde las pasadas elecciones de agosto.

"Ha llegado la hora de afrontar y resolver nuestras diferencias", afirmó tras el encuentro Odinga, quien anunció que "la división acaba aquí. Empezamos el proceso de construir Kenia".

La NASA mantiene que Odinga venció en las elecciones de agosto de 2017 -impugnadas con éxito ante el Tribunal Supremo- con unos resultados alternativos que le dan 8,1 millones de votos, por delante de los 7,8 millones que habría obtenido Kenyatta.

Sin embargo, la NASA boicoteó la repetición de las elecciones, celebradas en octubre de 2017, y la abstención de sus votantes hizo que Kenyatta, en el cargo desde 2013, arrasara con el 98 % de los votos y fuera investido presidente un mes después.