Diario Vasco

Lisboa, 14 mar (EFE).- El ministro de Finanzas portugués, Mário Centeno, irá al Parlamento luso a explicar la posibilidad de que el Estado pueda inyectar más capital en el Novo Banco, la entidad heredera de los activos del quebrado Banco Espírito Santo (BES).

La audiencia de Centeno fue solicitada por el democristiano CDS -el partido más a la derecha del hemiciclo luso- y aprobada por los diputados de la Comisión de Presupuestos, Finanzas y Modernización Administrativa, que también dieron luz verde a una audiencia del gobernador del Banco de Portugal, Carlos Costa.

El Novo Banco fue creado en agosto de 2014 con los activos "saludables" del intervenido BES y, en el momento de su nacimiento, fue recapitalizado con un crédito público de 3.900 millones y otros 1.000 millones procedentes del resto de entidades lusas.

El año pasado, el 75 % de la entidad fue vendida al fondo estadounidense Lone Star y el 25 % quedó en manos del Fondo de Resolución, organismo de carácter público.

El acuerdo de venta prevé que el Fondo de Resolución pudiese tener que compensar al Novo Banco en el futuro para hacer frente a las pérdidas derivadas de los activos problemáticos de la entidad, con hasta 3.900 millones.

Además, a finales de febrero salió a la luz que el acuerdo incluye también una red de seguridad que puede asumir la forma de una inyección de capital público o una suscripción de títulos de deuda adicional que podría suponer más capital público, aunque no existe un valor indicativo.