Diario Vasco

Córdoba, 14 mar (EFE).- El ciclista Alfonso Cabello, plusmarquista mundial del kilómetro contrarreloj en la categoría MC5 de discapacitados, partió este miércoles con la selección española hasta Río de Janeiro (Brasil) para afrontar el Mundial adaptado con el reto de recuperar un títulos que conquistó ya en 2014 y 2016.

Tras su ausencia por lesión el pasado año en Los Ángeles (Estados Unidos), el cordobés declaró a Efe que "ya es una ilusión" volver a estar con la el equipo nacional, al margen de sus "ganas de superación" cuando piensa en ganar otra medalla el 22 marzo, en la prueba en la que ostenta el récord mundial.

A sus 24 años, el ciclista de La Rambla (Córdoba) afronta su quinto Mundial, en el que debutó en 2011, cuando aún era menor de edad, y logró un cuarto puesto en Montichiari (Italia), mientras que al año siguiente se colgó el bronce con 18 años en Los Ángeles.

Posteriormente, ganó dos oros, en Aguascalientes (México) en 2014, donde batió la plusmarca mundial paralímpica con 1:01.683 que aún perdura, y en Apeldoorn (Holanda) en 2016.

El año pasado, cuando no estaba prevista la disputa de un Mundial como año posolímpico, vio cómo en mitad de una lesión se convocó con menos de tres meses de antelación el de Los Ángeles, por lo que tuvo que renunciar y no pudo aspirar a revalidar su corona.

"Cuando no vas, no se puede defender el título. Este año sí estaré y todo será distinto", subrayó Cabello, que hace dos semanas logró su séptimo título de campeón de España en Galapagar (Madrid), donde afirmó que salió "más concentrado y motivado que nunca".

Explicó que "en otras ocasiones siempre fue preparatorio para el Mundial y no cortaba el ritmo de entrenamientos, pero este año, después de más de un año sin competir, fue un test interno", con lo que acudió "más descansado" y por ello consiguió su "mejor marca".

Alfonso Cabello comentó sobre su momento de forma que "el estado físico o el rendimiento con una lesión de por medio lo complica todo", al recordar que competirá en Brasil con una dolencia en la cadera por la que pasará por el quirófano tras el Mundial.

"Llevo entrenando con dolor desde octubre y adaptándolo a lo necesario. Desde que decidí no operarme hace seis meses, estoy así, y entonces ya tenía un pico de buen estado de forma para afrontar el Campeonato de España profesional", indicó.

Añadió que "la clave es el día a día y no pensar más allá", ya que le va "bien" a pesar de la lesión que aún arrastra, aunque "gracias a los fisioterapeutas de la Federación todo va bien".