Diario Vasco

Londres, 14 mar (EFE).- La primera ministra británica, Theresa May, informó hoy de que se está llevando a cabo una investigación en torno a unos paquetes sospechosos con contenido amenazante que han recibido en los últimos días cuatro diputados musulmanes.

La "premier" calificó de "inaceptable" lo sucedido y aseveró que "ese comportamiento es horrendo" y no tiene cabida en la sociedad británica, durante una intervención en la Cámara de los Comunes.

Cuatro parlamentarios musulmanes del Partido Laborista, Rupa Huq, Rushana Ali, Mohammad Yasin y Afzal Khan, recibieron entre el lunes y el martes paquetes que incluían la carta "Punish a Muslim" ("Castiga a un musulmán") que incita a actuar de forma violenta contra las personas que profesan esa religión.

Esa misiva ha sido distribuida también a personas anónimas a lo largo de todo el país y la policía británica está indagando su origen.

Algunos de los paquetes que recibieron los diputados también contenían una "sustancia pegajosa", por lo que tres miembros de los equipos de los parlamentarios Huq y Yasin tuvieron que ser trasladados al hospital por precaución, aunque Scotland Yard determinó más tarde que la sustancia no era nociva.

"Es horrible, da mucho miedo", declaró Huq sobre los paquetes que los políticos recibieron en sus despachos en el Palacio de Westminster.

"Puedo confirmar a la Cámara que se está llevando a cabo una investigación sobre lo sucedido y se están dando los pasos necesarios para llevar a los responsables ante la Justicia", remarcó May.