Diario Vasco

Berlín, 13 mar (EFE).- El presidente mundial del grupo Volkswagen, Matthias Müller, anunció hoy que van a aumentar a 16 el número de fábricas que produzcan eléctricos en 2022, frente a las 3 fábricas que lo hacen ahora.

Müller dijo en la presentación de los resultados de 2017, en los que el grupo ganó el récord de 11.354 millones de euros en 2017, más del doble que en 2016, que para asegurar una capacidad de baterías adecuada para ampliar la producción de eléctricos, VW ha llegado a acuerdos con fabricantes de baterías en Europa y China.

Estos contratos tienen un volumen de unos 20.000 millones de euros y en breve el grupo Volkswagen, que tiene 120 fábricas en todo el mundo, va a tomar decisiones similares con fabricantes de baterías en Norte América.

En los dos próximos años el número de fábricas que producirán eléctricos se incrementará a 9.

"Los últimos meses hemos tocado todas las teclas para aplicar la hoja de ruta eléctrica rápida y de forma decisiva", dijo Müller.

El grupo Volkswagen quiere aumentar hasta 2025 paulatinamente la producción de eléctricos hasta 3 millones de vehículos anuales y lanzar al mercado 80 nuevos modelos electrificados, que 50 eléctricos y 30 híbridos enchufables.

Este año Volkswagen va a lanzar 9 vehículos electrificados nuevos, de ellos 3 completamente eléctricos.

Estos 9 nuevos modelos se suman a los 8 eléctricos e híbridos enchufables que el grupo VW ya tiene.

Algunos de estos nuevos modelos han sido presentados en el Salón del Automóvil de Ginebra, como el Audi e-tron, el Porsche Mission E y el I.D Vizzion.

A partir de 2019 el grupo Volkswagen, que agrupa doce marcas, espera lanzar cada mes un nuevo modelo eléctrico.

"Así es como queremos ofrecer la mayor flota de vehículos eléctricos en el mundo, en todas las marcas y regiones, en pocos años", dijo Müller.

El beneficio operativo mejoró en el mismo periodo un 94,5 % (13.818 millones de euros) y la facturación subió un 6,2 % (230.682 millones de euros), tras haber logrado un número récord de entregas de 10,7 millones de vehículos y por la aportación de los servicios financieros.

Las crisis del diésel, que le ha obligado a pagar acuerdos extrajudiciales, multas y modificaciones en los vehículos multimillonarias, lastró el año pasado el resultado del grupo con unos extraordinarios de 3.222 millones de euros, un 57,1 % menos que en 2016.

El grupo ha provisionado hasta ahora 25.800 millones de euros para la crisis del diésel, de los que ya ha desembolsado 19.100 millones de euros.

La rentabilidad operativa sobre las ventas antes de extraordinarios aumentó el año pasado hasta el 7,4 %, desde el 6,7 % un año antes.