Diario Vasco

Ginebra, 13 mar (EFE).- La Comisión de Investigación de la ONU sobre los abusos cometidos en Sudán del Sur instó hoy a la Unión Africana (UA) a establecer una Corte Híbrida sobre las atrocidades cometidas en Sudán del Sur si el Gobierno del país africano no lo hace de forma urgente.

La comisión presentó hoy ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU su último informe sobre los abusos cometidos en la guerra civil del país más joven del mundo.

"Creemos que la Corte Híbrida para Sudán del Sur estipulada en el acuerdo de paz debería establecerse inmediatamente. Lo único que necesita es la fima del Gobierno. Si esto no sucede, la UA tiene la autoridad para establecerla fuera del país si fuera necesario", afirmó la presidenta de la comisión, Jasmin Sooka.

Uno de los pilares del acuerdo de paz firmado en 2015 entre el Gobierno sursudanés y los rebeldes fue la creación de la Corte Híbrida.

El acuerdo de paz no pudo frenar el conflicto y el baño de sangre que había estallado en Sudán del Sur dos años antes con un claro trasfondo étnico, pero Sooka consideró que la Justicia no debe esperar al fin del conflicto.

La comisión ha recolectado material, evidencias y testimonios que serán "de mucho valor" para que un fiscal pruebe "la responsabilidad jerárquica".

Los expertos han identificado a treinta y ocho oficiales de alto rango del Ejército y a tres gobernadores como responsables de crímenes contra la humanidad y de guerra en Sudán del Sur.

La comisión ha podido determinar qué unidades fueron desplegadas en los lugares donde se produjeron ataques masivos contra la población, lo que ha hecho posible establecer de forma individual la competencia de los responsables del Ejército.

Sooka recordó a la oposición que "la responsabilidad de la cadena de mando no se restringe a los actores estatales".

Según el acuerdo de paz de 2015, aquellos que sean imputados no podrán mantener o presentarse para un cargo, afirmó Sooka, quien subrayó que todos los testigos con los que han hablado le han demostrado su sed de Justicia.

El informe documenta las atrocidades contra civiles, en un sinfín de vejaciones generalizadas de una crueldad raramente vista, según la experta.

No obstante, advirtió de que sus pesquisas revelan una ínfima parte de lo que realmente sucede en el país.

"Nuestro trabajo solo ha arañado la superficie de las violaciones que creemos han sucedido. Lo más preocupante es que no hemos tenido que buscar demasiado para corroborar historias de sorprendente crueldad, deshumanización y persecución étnica", subrayó.

Desde finales de 2013, cuando el conflicto se inició con el trasfondo de una lucha por el poder, cuatro millones de sursudaneses han huido del país.