Diario Vasco

Besmaya , 13 mar .- Las tropas españolas que se encuentran desplegadas en Irak forman a las unidades iraquíes para vigilar las zonas fronterizas del país con el objetivo de conseguir la estabilidad en esa área tras la expulsión territorial del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Un "proyecto novedoso en el que participan las fuerzas españolas relacionado con la estabilidad y seguridad es el de la formación de unidades de la guardia de fronteras", dice en una entrevista a Efe el Comandante del Mando de Operaciones (Cmops) del Ejército español, teniente general Fernando López del Pozo.

Esta formación se centra en las zonas con la frontera siria, donde se llevó a cabo la última ofensiva de las fuerzas iraquíes para expulsar al EI de Irak, un logro que el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, anunció el pasado diciembre.

Sin embargo, los radicales se encuentran todavía apostados en el lado sirio de la frontera, por lo que España entrena a estas unidades con el objetivo de evitar que los yihadistas se infiltren de nuevo en Irak.

Durante una visita a la base Gran Capitán, en Besmaya (al sur de Bagdad), el militar afirma que "progresivamente se está evolucionando en el adiestramiento para misiones de combate a uno más especializado y de formación de adiestradores iraquíes" para que las unidades iraquíes consigan la "autosuficiencia".

Estas nuevas misiones del Ejército español han comenzado cuando el EI ya ha sido "expulsado territorialmente de Irak" y cuya "derrota militar" está "próxima", dice el teniente general.

Respecto al futuro de las tropas españolas en Irak, López del Pozo indica que van a estar "lo que haga falta. España está comprometida en ayudar y mientras la ayuda sea útil, sea considerada útil, aquí vamos a estar nosotros".

"Hemos venido desde el primer momento y seguimos para ayudar a lo que nuestros hermanos iraquíes nos pidan. En eso estamos y en eso vamos a seguir todo el tiempo que ellos nos requieran", explica.

España lleva en Irak desde febrero de 2015 desplegado en el marco de la coalición internacional antiyihadista liderada por EE.UU. y desde entonces -agrega- "llevamos instruidos o ayudados a instruir a más de 38.000 efectivos iraquíes".

De ese total, "más de 22.000" iraquíes han sido entrenados en Besmaya y el resto por las Unidades de Operaciones Especiales que se encuentran en los alrededores de Bagdad.

El comandante del Mando de Operaciones destaca en todo momento "la hermandad que les une" con Irak y resalta que "el trabajo que se ha hecho aquí ha sido un trabajo valioso".

"Los resultados positivos de las fuerzas iraquíes instruidas por las fuerzas españolas se han constatado fundamentalmente en la recuperación de Mosul y de la provincia de Al Anbar, donde han liberado poblaciones de manera exitosa y en la detención de sospechosos en la zona de Ramadi", arguye.

El militar hace referencia en primer lugar a Mosul, ciudad que fue considerada como la "capital" del grupo yihadista en Irak y que fue liberada el pasado julio tras nueve meses de dura ofensiva, que dejó decenas de miles de víctimas.

Además, las "unidades adiestradas por españoles participan activamente en la seguridad de Bagdad".

De hecho, la capital iraquí se encuentra en permanente vigilancia porque, a pesar del anuncio de su derrota, el EI ha continuado cometiendo atentados y ataques armados en territorio iraquí, en especial en Bagdad y sus alrededores.

El objetivo de la visita del teniente general era conocer sobre el terreno las actividades de adiestramiento del contingente español, y pudo presenciar el adiestramiento que los componentes de Policía Federal iraquí están recibiendo por parte de los adiestradores de La Legión y del GAR (Grupo de Acción Rápida) de la Guardia Civil.

Asimismo, visitó la escuela EOD (Desactivación de Explosivos) del Ejército iraquí y las instalaciones de la escuela Acorazada, donde se desarrollan cursos de planeamiento táctico, navegación GPS y simuladores de carros de combate, con la colaboración de mentores españoles.