Diario Vasco

Madrid, 13 mar (EFE).- Telefónica ha colocado dos emisiones de obligaciones perpetuas subordinadas por un importe total de 2.250 millones de euros, suma que utilizará para recomprar bonos híbridos en circulación que suman unos 5.000 millones, según fuentes de la compañía.

El objetivo de estas dos operaciones es gestionar de forma activa la cartera de bonos híbridos de la operadora.

Las obligaciones colocadas no tienen fecha de vencimiento pero sus "First Call Dates" -las fechas a partir de las cuales el emisor puede amortizar los bonos- están fijados a 5,7 y 8,5 años.

La emisión a 5,7 años tiene un importe de 1.250 millones y la de 8,5 años, de 1.000 millones.

El coste medio de las dos emisiones es del 3,39 %, frente al 5,94 % de la cartera de híbridos que Telefónica ha ofrecido recomprar.

La demanda de estas dos emisiones ha ascendido a unos 5.000 millones, con más de 450 órdenes. El 94 % de la demanda ha sido internacional.

La fuerte demanda ha permitido reducir la indicación inicial de coste en 25 puntos básicos en las dos emisiones, y elevar el volumen total emitido en 250 millones, hasta 2.250 millones.

La oferta de recompra se dirige a bonos híbridos en circulación y tiene como prioridad la emisión cuyo vencimiento está previsto para septiembre de este año. Se excluyen de la oferta los bonos que vencen en 2022 y 2023.

El período de aceptación de la oferta de recompra finaliza el 20 de marzo, por lo que los resultados no se conocerán hasta un día después.