Diario Vasco

Sevilla, 13 mar (EFE).- Unos 2.200 sevillistas se concentrarán este martes en las gradas de Old Trafford con la ilusión de que el sueño de estar en los cuartos de final de la Liga de Campeones se convierta en realidad cuando el árbitro holandés Danny Makkelie señale el final de partido contra el Manchester United.

En el desplazamiento más masivo de hinchas del equipo andaluz en una eliminatoria de 'Champions', el recelo de lograr el objetivo tras el inquietante 0-0 de la ida, el recuerdo de las tres recientes intentonas fallidas y el histórico potencial del United, uno de los clubes más laureados de Europa, no empañan las ganas de disfrutar y de pensar en que los de Vincenzo Montella tendrán su día.

Desde el lunes, cuando la expedición oficial sevillista arribó a la ciudad inglesa con el primer centenar de seguidores, por horas el número de aficionados aumenta en las previas al choque en viajes organizados con múltiples combinaciones.

Mánchester recibe a sus invitados con su tradicional tiempo nublado y frío de esta época de año, pero tampoco eso es una excusa para la depresión, pues en Sevilla desde hace semanas se vive en similares condiciones meteorológicas.

El club hispalense ha confeccionado una guía de recomendaciones para sus desplazados, entre ellas que pasen las horas previas al partido en las zonas céntricas de Printworks y Shambles Square, así como que se dirijan posteriormente al estadio en tranvía o las habituales de seguridad y buen comportamiento.

Para muchos sevillistas no es desconocido el viaje, pues visitaron esta ciudad del norte del Reino Unido hace dos temporadas en un partido de la fase de grupos de la 'Champions' ante el otro gran equipo de Mánchester, el City.

Sí serán pocos en Old Trafford, aunque podrá haber algún veterano, los que vivieron la última vez que el Sevilla se clasificó para los cuartos de final de la máxima competición continental de clubes, entonces denominada Copa de Europa.

Fue en la campaña 1957-58, hace sesenta años, cuando el conjunto andaluz llegó a su tope en el torneo tras superar en octavos al AGF Aarhus danés.

Todos sí recuerdan las otras tres eliminatorias de octavos más recientes, bajo el formato ya de la Liga de Campeones, en la que el equipo se encontró con unos muros imposibles de superar como fueron el Fenerbahçe turco, el CSKA de Moscú y el también inglés Leicester City, éste la pasada campaña.

El Sevilla anuncia que el equipo jugará con su tercera equipación de este curso, la de color negro, pero también resalta que ese detalle se une a que la "sangre roja hirviendo en el césped y en la grada, eso está garantizado".

No es el de esta campaña el Sevilla más fiable, con habituales desajustes defensivos y poco gol, y además los pronósticos, desde el emparejamiento ante el United, son desfavorables, pero ello no impide que los mas de 2.000 sevillistas que se concentrarán en el mítico estadio alienten a los suyos para que sus gradas se conviertan en un 'teatro' donde se hagan realidad los 'sueños'.