Diario Vasco

Moscú, 13 mar (EFECOM).- Rusia es el mercado emisor de turismo hacia España que más creció en 2017 y todo indica que este año se mantendrá esa tendencia, consolidándose como el destino europeo preferido por los rusos.

"En Rusia hemos crecido casi un 14 por ciento en 2017, y las perspectivas para el 2018 son francamente inmejorables", aseguró hoy a Efe el director general de Turespaña, Manuel Butler, al visitar la exposición de España en la Feria Internacional de Turismo de Moscú (MITT) inaugurada en la capital rusa.

Los datos que manejan los compañías aéreas y los principales turoperadores apuntan a que España seguirá siendo de largo el destino europeo preferido por los rusos, y crecerá este año entre un 10 y un 20 por ciento.

El ruso es, además, "un turista deseable", que gasta más dinero y pasa más tiempo en el destino que otros extranjeros.

"El gasto medio de un turista ruso es prácticamente un 50 por ciento superior a la media del turista extranjero que visita España. Además, su viaje dura unos 9 días, mientras que la media para el visitante internacional se sitúa por debajo de la semana", precisó Butler.

Cataluña es sin duda el territorio español que más se beneficia del generoso turismo ruso, al llevarse casi dos tercios del pastel, incluso pese al descenso que sufrió entre octubre y noviembre del año pasado, en pleno proceso independentista.

"En el último trimestre de 2017, Cataluña se resintió debido al proceso independentista. Pero ya a partir de enero, se transmitió el mensaje de que había vuelto la tranquilidad, y el mercado ruso empezó a recuperarse, en la misma línea que el resto de los mercados internacionales", explicó el director de Turespaña.

Barcelona, como destino cultural, pero sobre todo las playas de la Costa Brava y Costa Dorada, son los mayores atractivos para los rusos que repiten año tras año en Cataluña.

A esa comunidad autónoma la siguen la también costera Valencia (15,34 %) y Madrid (7,96 %), lo que demuestra que la cultura española también está en alza entre los rusos.

"No hay que denostar el turismo de sol y playa, porque es para nosotros el pan y la mantequilla, como dicen los ingleses. Es la base de nuestro turismo, lo que nos permite ser realmente los líderes mundiales en el llamado turismo vacacional", dijo al respecto Butler.

Pero la estrategia de Turespaña, agregó, es "promocionar la otra cara de España y hacer que el turismo sea una riqueza para todo el país, no sólo para algunas regiones costeras".

"Queremos que también se beneficien del turismo las regiones del interior. Si vemos las cifras de los últimos años, esas zonas crecen el triple de rápido en turismo que los tradicionales destinos de sol y playa", afirmó Butler.