Diario Vasco

Fráncfort , 13 mar .- E.on informó hoy de que el acuerdo de intercambio de actividades que han alcanzado con RWE podría suponer el recorte de 5.000 empleos en la nueva E.on, que tendrá unos 70.000 empleados, frente a los 40.000 actuales.

E.on prevé sinergias de entre 600 y 800 millones de euros anuales a partir de 2022 de acuerdo con RWE.

E.on quiere adquirir una participación del 76,8 % en Innogy y a cambio RWE se hará con una participación del 16,67 % en E.on y otras actividades.

RWE mantendrá todo el negocio de renovables, el de Innogy y el de E.on, de almacenamiento de gas de Innogy, así como la participación en la austríaca Kelag, de modo que RWE va a pagar por estas actividades 1.500 millones de euros en metálico a E.on, que se queda con las partes más rentables de Innogy, que son las ventas y las infraestructuras y redes.