Diario Vasco

Estrasburgo (Francia), 13 mar (EFECOM).- La Comisión Europea (CE) propuso hoy la creación de una Autoridad Europea del Empleo, un organismo que podría operar en 2019 como agencia independiente para proporcionar información sobre empleo, respaldar la cooperación entre países y mediar en caso de conflicto transnacional.

La iniciativa, presentada hoy en el Parlamento Europeo, forma parte de un paquete de propuestas del Ejecutivo comunitario para avanzar en materia de derechos sociales, en línea con el Pilar Europeo de Derechos Sociales adoptado por las tres instituciones y los líderes europeos el pasado noviembre en Gotemburgo (Suecia).

Según dijo la comisaria de Empleo, Marianne Thyssen, este nuevo organismo (ELA, en sus siglas en inglés) ayudará a los ciudadanos y empresas a encontrar buena información y reforzar la cooperación entre Estados miembros para reforzar unas normas efectivas y justas".

En la última década, según datos de la CE, la cifra de europeos que trabajan en un Estado miembro distinto a su país se ha duplicado, hasta los 17 millones de empleados.

En este contexto, el Ejecutivo comunitario considera que es necesario un organismo que "ayude a los individuos, empresas y administraciones nacionales a sacar lo mejor de las oportunidades laborales que ofrece la libre circulación de personas y asegurar una movilidad justa".

El objetivo de esta entidad, apunta la CE, es triple: información a ciudadanos y empresas, apoyo a la cooperación entre países y mediación para facilitar soluciones en caso de "disputas transnacionales", como en el caso de una reestructuración empresarial que afecte a varios Estados miembros.

A la espera de recibir la opinión de la Eurocámara y el Consejo -en el que están representados los países- la CE creará un "grupo de expertos" para "avanzar en los aspectos prácticos" de este nuevo organismo.

La propuesta fue ya anunciada por el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, en el debate del Estado de la Unión, al inicio del curso, y prevé un presupuesto anual de 50 millones de euros y 140 empleados.

La CE precisa que el lugar de su sede debe ser decidido por los Estados miembros y que, aunque espera que funcione en 2019 en Bruselas, estaría plenamente operativo en 2023 en "algún lugar de la UE" aún por determinar.

La UE ya cuenta con cuatro agencias dedicadas a temas relacionados con el empleo (en Bilbao, Turín, Salónica y Dublín), pero, según argumentó Thyssen, "ninguna está dedicada a resolver situaciones transnacionales", sino más destinadas a la investigación.

El organismo cubriría todos los sectores económicos y, aunque no tendrá potestad para organizar inspecciones, una competencia de los países, si podrá sugerir inspecciones conjuntas en el caso de sospecha de fraude o abuso, siempre en el marco de las legislaciones nacionales.

El eurodiputado de ICV, Ernest Urtasun, consideró tras conocer la propuesta que "establecer inspecciones laborales conjuntas podría ser una buena forma de proteger los derechos de los y las trabajadoras más allá de las fronteras".

"En este momento, las personas que trabajan en más de un país se encuentran a menudo fuera del ámbito de los inspectores de trabajo, que están sujetos a las fronteras nacionales", apuntó, aunque estimó que para que la nueva autoridad "sea verdaderamente efectiva, debería ampliar su ambición y proteger los derechos sociales más allá de los derechos laborales".

La CE también presentó hoy una recomendación para fomentar el acceso a la protección social para empleados y autónomos, en un contexto en el que un 40 % de los empleados europeos están en "situaciones atípicas", con contratos temporales o como autónomos, "principalmente jóvenes", subrayó la comisaria.

La recomendación plantea medidas para equiparar la protección social entre empleados por cuenta ajena y autónomos, garantizándoles la misma cobertura de los sistemas nacionales y que puedan reclamar los mismos derechos.

"Con esta propuesta animamos a los países a proporcionar cobertura a todos los empleados y autónomos, que beneficia a ciudadanos y empresas, que sufrirán menos competencia desleal", apuntó Thyssen durante la rueda de prensa.