Diario Vasco

Madrid, 13 mar (EFE).- El consejero delegado y presidente de Kelme, Carlos García Cobaleda, ha testificado hoy en el juicio de Gürtel que es falso lo que dijo el responsable de la trama en Valencia, Álvaro Pérez el Bigotes, de que el exvicepresidente de la Generalitat Vicente Rambla le propuso contratar con este un acto.

La Audiencia Nacional ha reanudado la vista de la causa seguida contra diecinueve acusados de una supuesta financiación ilegal del PP de Valencia a través de facturas falsas y pagos en B de empresarios que gozaban de adjudicaciones en la Comunidad valenciana para gastos de las campañas electorales de 2007 y 2008.

Entre ellos se encuentran el ex secretario general del PP de Valencia Ricardo Costa, el exvicepresidente del Gobierno valenciano Vicente Rambla y los presuntos líderes de la trama, Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez el Bigotes, que era el responsable de Orange Market, la empresa del entramado en esa comunidad autónoma.

Hoy ha testificado Carlos García Cobaleda que ha declarado que conoció a Álvaro Pérez el Bigotes en la parada del autobús porque ambos llevaban a sus hijos al mismo colegio en Valencia.

Ha añadido que en una de las conversaciones que tuvieron al coincidir en la parada Álvaro Pérez le dio una idea para relanzar la marca Kelme a finales de 2008, una época en la que la empresa pasaba por dificultades económicas, y le sugirió que organizara un macroevento en la alameda de Valencia con monitoras de fitness y que lo grabara desde un helicóptero para dar la mayor difusión posible.

El testigo ha asegurado que se trató de una mera anécdota que se quedó ahí porque él no se planteó en ese momento un evento de esas características que nunca ha realizado su empresa ya que además su preocupación era salvar la situación económica de la compañía de la que acababa de hacerse cargo.

Ha añadido que ya en 2009 surgió el caso Gürtel y comenzaron a publicarse conversaciones de Álvaro Pérez el Bigotes en una de la cuales hablando con Pablo Crespo le decía que "un papá de la parada que trabajaba en Kelme le dijo que Rambla le había llamado para contratar un evento con Orange Market".

"Yo no conozco a Rambla y no me llamó para sugerirme nada", ha recalcado Carlos García Cobaleda.

Además ha comentado: "La situación para mí era desagradable ya que a la situación de reestructuración de la empresa se sumaba que se la relacionaba con Orange Market, con lo que era la tormenta perfecta, usando además una conversación falsa y levantando una sombra de duda sobre Vicente Rambla al hacerse un mal uso de su nombre".

Ha explicado que por ello decidió realizar una manifestación ante notario haciendo constar la realidad de todo este episodio, cuyo acta hizo llegar a Rambla "para despejar cualquier duda".

Hoy también ha testificado una mujer que trabajó en 2008 y en 2009 en Orange Market como productora de actos del PP, que ha recordado que Pablo Crespo le ordenó modificar el contenido de unas facturas en el ordenador que tenía su jefe directo, el acusado Cándido Herrero, exgerente de la empresa, lo que tuvo que hacer ella ya que era un mes de agosto.